viernes, 27 de enero de 2012

Estimulación cerebral para mejorar la inteligencia


La idea de un dispositivo simple, barato y ampliamente disponible que podría incrementar la función cerebral suena demasiado bueno para ser verdad. Sin embargo neurocientíficos de la Universidad de Oxford dieron a conocer resultados prometedores en el laboratorio con técnicas de estimulación cerebral, aunque todavía muy preliminares, ya los han llevado a hacer equipo con los especialistas en ética para examinar las cuestiones de la nueva tecnología.

La investigación reciente ha demostrado que un tipo de estimulación cerebral, en particular, llamada estimulación transcraneal de corriente continua o ETCD, se puede utilizar para mejorar el lenguaje y las habilidades matemáticas, memoria, resolución de problemas, atención, incluso movimiento.

Fundamentalmente, esto ayudaría a restaurar la función en las personas con habilidades dañadas, pero también se podría utilizar para mejorar las capacidades de las personas sanas. De hecho, la mayor parte de la investigación hasta ahora ha sido llevada a cabo en adultos sanos. La ETCD utiliza electrodos colocados en el exterior de la cabeza para pasar pequeñas corrientes de 1.2 mA en todas las regiones del cerebro durante 20 minutos o menos. Se cree que esto mejora la fabricación y el fortalecimiento de las conexiones implicadas en el aprendizaje y la memoria.

La técnica es indolora, todos los indicios por el momento son que es seguro, y los efectos pueden durar en el largo plazo.

El doctor Roi Cohen Kadosh, quien ha realizado estudios de estimulación cerebral en el Departamento de Psicología Experimental, tiene una visión de cómo ETCD se podría utilizar en el futuro: “Puedo ver un momento en que la gente se conecte a un dispositivo simple como un iPad de modo que su cerebro se estimule y pueda aprender francés o tocar el piano. ”

Uno de los usos más obvios de las técnicas de estimulación cerebral en los niños es como de apoyo educativo o de aprendizaje. Los investigadores creen que su uso en niños está justificado, y que debe comenzar la investigación para entender cómo ETCD puede ser utilizado en niños.

Roi señala que: “A menudo los padres enviar a sus hijos a clases de piano o de lecciones de fútbol, ​​considerando que proporcionar a las personas formas de cumplir con su potencial no es algo malo.”

Los investigadores enfatizan que la estimulación del cerebro aun no permite obtener habilidades cognitivas adicionales sin ningún esfuerzo. La técnica parece impulsar el proceso de aprendizaje junto con la educación o el entrenamiento estándar. No hay viaje gratis aquí, la gente todavía necesita trabajar en aprender una nueva habilidad. ”No será posible por el momento ir a dormir por la noche con los electrodos, despertar al día siguiente y pasar todos los exámenes”, dice Roi.

También se fijan en el acceso a esta tecnología, y que ésta podría solo beneficiar a los adinerados. Pero sugiere que el kit ETCD es simple y barato como para estar a disposición de todos.

La capacidad de aprender varía entre las personas, a través de las edades y con la enfermedad, este es un primer paso en el camino de la maximización del potencial humano. Es un desarrollo muy emocionante, pero tenemos que controlar la liberación del genio ya que a pesar de que podría tener efectos muy buenos, los efectos secundarios son imprevisibles.

martes, 24 de enero de 2012

¿Por qué los hombres se "desconectan" cuando las mujeres hablan?


¿En cuántas ocasiones has visto una pareja en la cual la mujer está hablando pero el hombre tiene un aire perdido y desconectado del mundo? Ya lo sabemos, algunos hombres tienen la capacidad de desconectarse cuando el discurso de las mujeres se hace más largo de lo recomendable. Muchos pensarán que esto se debe al tedio que causa el discurso, y en parte es así, pero lo cierto es que las raíces de este comportamiento masculino son mucho más complejas y sientan sus bases en el cerebro.

Cuando las personas tienen alucinaciones auditivas verbales las voces que perciben son atribuidas a un género específico: voces de hombre o de mujer; aunque normalmente son voces masculinas. Este hecho que puede parecer del todo normal realmente podría ser un indicador de que existen diferentes áreas del cerebro para procesar las voces masculinas o femeninas. ¿Es cierta esta idea?

Hasta hace muy poco era solo una hipótesis pero con el uso de la resonancia magnética funcional se ha podido comprobar que es cierto. En la Universidad de Sheffield en el Reino Unido se llevó a cabo una investigación que incluyó el monitoreo de la actividad cerebral de doce hombres mientras escuchaban voces femeninas, masculinas y ambiguas.

¿Resultados? La voz femenina activa áreas del cerebro que normalmente son las encargadas de procesar los sonidos complejos como la música mientras que la voz masculina activa la región históricamente dedicada a la imaginación.

Estas diferencias podrían estar causadas por el hecho de que las mujeres normalmente tienen cuerdas vocales y laringes más pequeñas produciendo una voz diversa y más melódica. A la misma vez, el discurso femenino tiene una mayor prosodia, razón por la cual los hombres expresan que “es más difícil escuchar y comprender la voz femenina”.

No obstante, por estas mismas peculiaridades de la voz femenina, se afirma que esta es capaz de transmitir más información y es por ello que la mayoría de las personas que realizan anuncios al público son mujeres.

Esta teoría también explicaría por qué la mayoría de las alucinaciones verbales auditivas pertenecen a voces masculinas pues si el cerebro debe inventarse una voz, es muy probable que opte por aquella más sencilla, por la versión más básica: una voz de hombre.

Fuente:
Sokhi, D. S.; Hunter, M. D.; Wilkinson, I. D. & and Woodruff, P. (2005) Male and female voices activate distinct regions in the male brain. NeuroImage, 27(3): 572-578.

viernes, 20 de enero de 2012

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy


No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Aplazar las cosas  importantes por otras que no lo son.
La dilación, la desidia muchas personas que lo tienen todo para triunfar no logran sus objetivos por aplazar las cosas día tras día. En Depsicologia.com te contamos más sobre la dilación.

La dilación o desidia
Más de un 20% de personas reconocen retrasar casi siempre lo que tienen que hacer y en cambio hacer otras actividades rutinarias.
  • Retrasar las tareas no implica que no se haga nada, implica que se hacen otras cosas menos importantes y se dejan las importantes por hacer. En la Universidad, en el trabajo en casa, muchas veces posponemos lo que realmente tenemos que hacer. 
  • Revisar el correo electrónico, jugar con el móvil, hacer pasatiempos o afilar lápices, este tipo de actividades suelen ocupar la mente y mientras no se hacen otras que requieren mayor esfuerzo.
  • La lista de tareas que uno tiene en mente van desde las más urgentes a las menos importantes, para la persona con rasgos de dilación, hacer precisamente estas tareas menos importantes se convierte en una forma de no hacer las tareas importantes.
  • ¿Conoces a alguien que  tiene que presentar algún documento y lo deja siempre para última hora?, ¿o a  quien ha de pagar una factura y también lo deja para el último momento aunque si tiene el dinero?
La desidia no es beneficiosa para la salud
  • Retrasar las tareas importantes les genera niveles de estrés, además  estas personas suelen tener  a  menudo discusiones en su trabajo o en familia.
  • El estrés puede afectar a su salud, pero además por sus características si algo les sucede tratarán de retrasar  lo máximo posible el tomar medidas. Dejarán también para  más adelante el ir al médico. 
Si se puede cambiar
  • Una persona que tiene tendencia a la dilación, o a retrasar las cosas no ha nacido así. Es una respuesta aprendida que se ha ido haciendo, por lo mismo puede aprender nuevas pautas de comportamiento.
  • Según José Ferrari profesor asociado de psicología en la Universidad de Paul en Chicago las personas dadas a retrasar las cosas se dicen cinco mentiras a si mismos:
    1. Estiman de  más el tiempo que les queda para realizar las tareas
    2. Subestiman en tiempo que tardarán en completar las tareas
    3. Sobreestiman el grado de motivación que sentirán la semana que viene, el mes que viene o cuando sea que dicen “harán aquella tarea”
    4. Piensan de forma errónea que el éxito en una tarea depende de tener ganas de hacerlo
    5. Creen de forma errónea que el trabajo cuando no se está motivado no es optimo.
¿Qué se puede hacer para cambiar?

Lo primero es querer lograrlo y saber qué como cualquier hábito no lo eliminaremos el primer día, pero sí con la práctica. El Dr Ferrari recomienda una serie de estrategias para reducir la tentación de  retrasar las cosas.
  1. Hacer una lista con todo lo que tienes que hacer
  2. Escribir una declaración de intenciones, qué puede ser “solo por hoy trataré de hacer todas las tareas de mi lista´comenzando por las más urgentes”. El “solo por hoy” lo puedes aplicar cada día, hasta lograr hacerlo un habito para ti.
  3. Ser realista en los objetivos, no te pongas tareas muy difíciles de cumplir, trata de escoger tareas que aunque cuesten las puedes lograr.
  4. Divide y vencerás, divide tus objetivos o tareas en otras que puedes hacer y te acercarán al éxito.
  5. Haz tu tarea algo significativo para ti.
  6. Prometerse una recompensa si logras cumplir tus tareas.
  7. Se sincero, elimina de tu lista las tareas que sabes no vas hacer.
  8. Estimar la cantidad de tiempo que necesitas para hacer una tarea, luego aumenta el tiempo al doble por lo menos.

Los sueños: ¿Son en colores o en blanco y negro?


Probablemente nunca te hayas preguntado si sueñas en colores pero igualmente la respuesta es: ¡Sí! La mayoría de las personas tienen sueños en colores. Pero no todos.

En el año 1915 se reportaba que sólo un 20% de los sueños tenían color, en el 1942 alrededor de un 29% y en la década de los '50 disminuyó a un 15%. Esta tendencia desapareció en los años 60, donde se reportó un aproximado de 82.7% de sueños en colores.

Esta anomalía tiene dos posibles explicaciones:

La primera es de orden metodológico: antiguamente se utilizaban cuestionarios que no permitían explotar al máximo los recuerdos de las personas sobre sus sueños por lo cual, podrían reflejar recuerdos contaminados. Sin embargo, en la actualidad el sueño se estudia mediante los diarios de sueños o el conocido “despertar REM”; es decir, se interrumpe el sueño de la persona para preguntarlein-situ sobre el contenido de sus sueños. Así, los recuerdos son más frescos y están menos contaminados.

La segunda explicación tiene que ver con la irrupción de la televisión en blanco y negro. Y es que es muy probable que este nuevo fenómeno haya sugestionado a las personas haciéndolas igualar sus sueños con las secuencias fílmicas que veían. Siguiendo esta hipótesis todo nos llevaría a afirmar que en el pasado las personas soñaban en blanco y negro pero hoy la mayoría sueñan en colores.

Según una nueva investigación desarrollada en la Universidad de Dundee, la exposición al influjo de los medios sería la explicación más acertada. Estos investigadores estudiaron los sueños de 30 personas de la tercera edad (la media era de 64 años) y de 30 personas jóvenes (la media era de 21 años), utilizando tanto los cuestionarios como el “despertar REM”. ¿Cuáles fueron los resultados?

El 22% de los ancianos reportaron sueños en blanco y negro mientras que los jóvenes los reportaron solo en el 4% de los casos. Otro hallazgo impresionante: los ancianos reportaron que sus sueños en blanco y negro eran tan vívidos como aquellos en colores, mientras que los jóvenes los consideraban: “muy pobres”. Esto hace pensar a los investigadores que los jóvenes realmente no hubiesen tenido sueños en blanco y negro sino solo un recuerdo pobre y vago de verdaderos sueños en colores.

Por supuesto, esta investigación aún deja abiertas muchas preguntas: ¿Por qué los ancianos continúan soñando en blanco y negro después de haber estado expuestos a la televisión en colores? ¿Sería tan grande el impacto que recibieron a partir de la visión de la primera secuencia fílmica que esta ha dejado su huella indeleble?

Fuente:
Murzyn, E. (2008) Do we only dream in color? A comparison of reported dream color in younger and older adults with different experiences of black and white media. Consciousness and Cognition; 17(4): 1228-37.

Escrito por Jennifer Temática: Curiosidades Sueños

lunes, 16 de enero de 2012

La caja negra de nuestra mente: ¿Sabemos cómo funciona?


Todos tenemos teorías más o menos intuitivas sobre cómo funciona nuestra mente. Desafortunadamente, algunos experimentos psicológicos demuestran que muchas de estas teorías son bastante desacertadas. La distancia entre cómo creemos que funciona nuestra mente y cómo esta trabaja realmente, a veces es enorme.

Probablemente una de las áreas donde mejor se pueden apreciar las diferencias entre lo que sucede en realidad y lo que creemos que sucede es en la realización de juicios sobre las otras personas. Son muchas las investigaciones en la Psicología Social que demuestran que los factores que consideramos importantes, realmente no marcan una gran diferencia en nuestras decisiones.

Uno de los experimentos más curiosos de la Psicología data del 1977 y fue desarrollado por Nisbett y Bellows. Estos psicólogos le pidieron a 128 personas que juzgaran si alguien llamado Jill tenía las características de personalidad requeridas para entrar a trabajar en un centro de crisis. Sin embargo, lo curioso es que Jill era un personaje creado por los investigadores.

La mayoría de la información presentada sobre Jill era la misma a excepción de algunos cambios:
  • Tiene una apariencia atractiva (o no se brindaban datos sobre su apariencia física)
  • Sus credenciales académicas son buenas (o no se brindaban)
  • Algunos años antes Jill tuvo un accidente de coche (o no)
  • Accidentalmente, derramó café en el escritorio donde se realizaba la entrevista (o no se mencionaba el hecho)
Estos cambios implicaban que las personas vieran un perfil diverso de Jill. Después de leerlos se les pedía a los participantes que juzgaran a Jill tomando en cuenta:
  • Simpatía hacia los otros
  • Flexibilidad para resolver los problemas
  • Inteligencia
  • Si les agradó
Después a cada persona se le pidió que evaluara en una escala del 1 al 7 cuáles eran los factores cruciales que habían determinado su valoración de Jill. Como puede presuponerse, los resultados fueron bastante desastrosos. Las personas no reconocían que sus mentes se habían dejado influenciar por algunos factores.

Por ejemplo, las personas a quienes se les presentó un curriculum de Jill donde se afirmaba que era atractiva, tendían a calificar a Jill como más simpática. De la misma forma, el hecho de derramar el café sobre el escritorio hacía que las personas juzgaran a Jill como menos flexible para resolver problemas. Lo curioso es que estos detalles que sus mentes tomaban en cuenta para realizar una valoración, pasaban totalmente desapercibidos para las personas. Pero algo aún más interesante fue que todas las personas presentaban la misma forma de pensar; es decir, eran muy objetivos en analizar cómo el nivel de inteligencia influía en sus decisiones pero eran muy imprecisos en evaluar el resto de los factores.

En fin, que no solo realizamos inferencias inadecuadas basándonos en algunos detalles que realmente no son significativos sino que en la mayoría de las ocasiones ni siquiera nos percatamos de ello. Y es que este mecanismo de valoración de los otros está tan automatizado que es muy difícil hacerlo consciente en todos sus detalles.

Fuente:
Nisbett, R. E. & Bellows, N. (1977) Verbal reports about causal influences on social judgments: Private access versus public theories. Journal of Personality and Social Psychology; 35(9): 613-624.

Escrito por Jennifer Temática: Inteligencia y Creatividad

jueves, 12 de enero de 2012

Obsessive smart phone users hear 'phantom vibrations'


Blackberries and iPhones are meant to help workers manage their workload by giving them access to messages and alerts while away from the office.

But people become so obsessive about checking their email accounts and social networking sites that they actually become more stressed as a result, researchers said.

Some are so hooked to their devices that they even begin to experience "phantom" vibrations where they mistakenly believe their phone is buzzing in their pocket, it was claimed.

The findings will be presented to the British Psychological Society’s Division of Occupational Psychology Conference in Chester today.

Researchers issued questionnaires and carried out psychometric stress tests on more than 100 volunteers including students and employees from a variety of professions including retail and the public sector.

Their results showed that people's use of smart phones was linked to their levels of stress, but their line of work was not.

Stress was directly linked to the number of times people checked their phones on average, and people with the most extreme levels of stress were troubled by "phantom" vibrations when no message had been received, the survey showed.

Researchers said that in most cases people had acquired smart phones to help them keep on top of their work.

But after they began using the devices, the benefits they brought to the user's workload were outweighed by a greater pressure for them to stay up to date with messages, emails and social networking sites.

This became a vicious cycle in which the more stressed people became, the more they compulsively felt the need to check their phone, the study showed.

Richard Balding of the University of Worcester, who led the research, said employers should seriously consider the burden that smart phones put on their workers.

He said: “Smart phone use is increasing at a rapid rate and we are likely to see an associated increase in stress from social networking.

"Organisations will not flourish if their employees are stressed, irrespective of the source of stress, so it is in their interest to encourage their employees to switch their phones off; cut the number of work emails sent out of hours, and reduce people’s temptation to check their devices.”

miércoles, 11 de enero de 2012

Las razones que llevaron a Freud a consumir cocaína


Probablemente todos conozcan a Freud como el padre del psicoanálisis y los que han profundizado un poco más en su vida sabrán que era un consumidor habitual de cocaína. Sin embargo, las razones que llevaron a Freud a consumir cocaína usualmente quedan oscurecidas.

Recientemente Howard Markel, profesor de Historia de la Medicina en la Universidad de Michigan, ha traído a la luz estas razones en su libro “An anatomy of addiction: Sigmund Freud, William Halsted and the Miracle Drug Cocaine”.

1. Freud se sintió atraído inicialmente por la cocaína porque deseaba ayudar a un amigo íntimo. Uno de los amigos más cercanos de Freud, el doctor Ernst von Fleischl-Marxow, era un adicto a la morfina y Freud pensaba que la cocaína realmente podía curarle.

A la edad de 25 años el brillante y prometedor Fleischl-Marxow tuvo un ligero accidente mientras diseccionaba un cadáver: se cortó un dedo de la mano derecha con el bisturí. Lo que parecía una herida sin importancia se convirtió en una terrible infección que conllevó a la amputación del dedo.

Pero el verdadero problema sobrevino después: el tejido sano presentó dificultades para cubrir la parte seccionada por lo que esta se ulceró y se subsiguieron periodos de ulceraciones e infecciones. El dolor era muy fuerte por lo que Fleischl-Marxow recurrió a la morfina para combatirlo y de ahí, el camino a la adicción fue cuesta abajo.

Pues bien, en aquella época la cocaína era comprendida como una panacea para todo tipo de dolores, desde las jaquecas hasta la depresión por lo que no es extraño que Freud decidiese iniciar sus investigaciones con la cocaína como un antídoto a la adicción.

Así, en mayo de 1884 probablemente Fleischl-Marxow se convirtió en el primer adicto a Europa en ser tratado con este nuevo “medicamento todopoderoso”. Obviamente, los resultados fueron desastrosos.

2. Como muchos doctores de la época, Freud experimentaba las drogas nuevas en sí mismo. Hace años era una costumbre bastante “normal” que los médicos probaran nuevas drogas y vacunas en sí mismos. De hecho, la historia está llena de ejemplos de este tipo.

Según Howard Markel, a lo largo de varias semanas Freud ingirió decenas de veces dosis de cocaína que variaban entre .05 y .10 gramos. De esta forma fue capaz de precisar con exactitud los efectos secundarios inmediatos de la droga.

Obviamente, lo que no fue capaz de analizar fueron sus efectos a largo plazo. De hecho, se afirma que llegó a recomendarla y regalarla a algunos de sus amigos para permitirles estar más fuertes y tomar color en las mejillas.

3. El deseo de avalar científicamente el uso de una cura potente para muchos males. En el año 1884 Freud escribió un ensayo médico sobre la cocaína denominado “Über Coca”. Pero al contrario de lo que esperaba, no obtuvo el éxito deseado.

En este ensayo hablaba sobre los efectos fisiológicos de la cocaína e incorporó sus propios sentimientos, sensaciones y experiencias con el uso de la misma. También la recomendó como una solución para el abuso de morfina y de alcohol pasando totalmente por alto las propiedades adictivas de esta sustancia así como sus efectos analgésicos.

Después de 12 años de uso compulsivo de la cocaína, se cree que Freud dejó de consumirla en el otoño del 1896.

Fuente:
Markel, H. (2011) An anatomy of addiction: Sigmund Freud, William Halsted and the Miracle Drug Cocaine. Nueva York: Pantheon Books.
Escrito por Jennifer Temática: Curiosidades Historia

La mente desatada: ¿Qué ocurre en el cerebro de los genios?


Albert Einstein recogía colillas de cigarros en la calle para preparar su pipa. Robert Schumann creía que sus composiciones musicales se las dictaba el mismo Beethoven y otros grandes músicos ya fallecidos. Se afirma que Charles Dickens se defendió de erizos imaginarios con su paraguas mientras recorría las calles de Londres y que Salvador Dalí era un aficionado a las mascotas peligrosas.

Siguiendo la pista de la esquizotipia

La lista podría continuar al infinito porque las excentricidades de los genios forman parte de su personalidad y han trascendido, al igual que sus obras. Por esto, no es extraño que los psicólogos se hayan preocupado desde hace años en encontrar una relación entre la creatividad y los comportamientos extraños.

Estas pistas (entendidas como excentricidades) han conducido a los psicólogos a hipotetizar que en el fondo de estos comportamientos podría encontrarse una personalidad esquizotípica (que sería como una versión Light del trastorno de personalidad esquizotípica). Este tipo de personalidad puede manifestarse de diferentes formas, como en el pensamiento mágico (ideas descabelladas como la de Schumann), percepciones inusuales (como las distorsiones vividas por Dickens) , anhedonia social (como la preferencia por actividades solitarias de Emily Dickinson, Nikola Tesla o de Isaac Newton) o incluso niveles medios de paranoia (como la de Hemingway).

La primera evidencia científica de las relaciones entre la personalidad esquizotípica y la creatividad proviene del año 1966, cuando Leonard Heston, un genetista del comportamiento, reportó que los niños adoptados cuyas madres biológicas tenían esquizofrenia eran más creativos que los niños adoptados cuyas madres no tenían ningún padecimiento psicopatológico.

Cuatro décadas más tarde, Dennis Kinney, un investigador de la Universidad de Harvard, replicó el estudio de Heston. Entonces sugirió que las personas esquizotípicas tenían patrones de pensamiento poco convencionales y una forma de percepción que podía ser asociada con la esquizofrenia. Estudios realizados con posterioridad han demostrado que las personas creativas también puntúan alto en las escalas de esquizotipia. Sin embargo… ¿es este el ingrediente fundamental de la genialidad?

La posibilidad de manejar mucha información

Normalmente todos tenemos un filtro mental (denominado inhibición latente) que esconde la mayoría de los procesos que tienen lugar en nuestra mente. Estos filtros también restringen nuestro campo perceptual por lo que muchos de los estímulos que nos rodean no llegan a ser conscientes. Obviamente, existen diferencias en cuánta información bloquea cada persona.

Los filtros de las personas con esquizotipia o esquizofrenia bloquean menos información de forma que una mayor cantidad de estímulos llegan a su conciencia y en ocasiones estos son los que desencadenan las alucinaciones o ilusiones.

La desinhibición cognitiva también es esencial en los procesos de insight. Durante el insight los filtros mentales se relajan y dejan penetrar diferentes ideas, muchas de ellas verdaderamente extrañas. Como puede presuponerse, la falta de inhibición latente podría explicar la tendencia de las personas creativas a centrarse intensamente en el contenido de sus pensamientos y desechar el mundo exterior. Esta idea se comprobó en el año 2003 cuando investigadores de las universidades de Harvard y Toronto demostraron que las personas más creativas también presentan menores niveles de inhibición latente.

Así, el hecho de que pueda entrar más material a la conciencia, podría ser un aspecto importante para comprender la genialidad. Con una mayor cantidad de datos, las personas podrían recombinarlos de formas más originales, dando lugar a ideas mucho más creativas.

A comprobar esta idea vienen los estudios basados en el uso de la electroencefalografía donde se ha podido ver que las personas más creativas producen más ondas cerebrales en el rango alfa. Los neurocientíficos explican estas diferencias como resultado de una disminución en la activación cortical y una descentralización de la atención.

El resto de los ingredientes

Obviamente, la tendencia a la esquizotipia o la presencia de menos filtros mentales no garantizan que una persona sea un genio o que sea altamente creativa. Existen otros factores que también desempeñan su papel como la inteligencia y el sentido del humor.

Por ejemplo, también se conoce que los genios destacan por su perseverancia y capacidad para focalizarse en una actividad. Las personas geniales generalmente aman lo que hacen y se entregan en cuerpo y alma a esta actividad, de forma que aunque se equivoquen continúan motivados y no cejan en su empeño hasta encontrar lo que estaban buscando.

Fuentes:

Carson, S. H. (2011) Creativity and Psychopathology: A Shared-Vulnerability Model. Canadian Journal of Psychiatry; 56(3): 144–153.
Kounios. J. & Beeman, M. (2009) The Aha! Moment: The Cognitive Neuroscience of Insight. Current Directions in Psychological Science;18 (4): 210–216.
Carson, S. H.; Peterson, J. B. & Higgins, D. M. (2003) Decreased Latent Inhibition Is Associated with Increased Creative Achievement in High-Functioning Individuals. Journal of Personality and Social Psychology; 85(3): 499–506.
Kinney, D. K. et. Al. (2001) Zimbalist Creativity in Offspring of Schizophrenic and Control Parents: An Adoption Study. Creativity Research Journal; 13(1): 17–25.

Escrito por Jennifer Temática: Inteligencia y Creatividad

El tiempo pasa de la misma forma para todos pero la representación visual que tenemos de este no es la misma. Si ahora mismo te pediría que organizaras cronológicamente cuatro fotos de una misma persona que representan diferentes edades, ¿cómo lo harías?

Los psicólogos de la Universidad de Stanford afirman que las personas de cultura inglesa (o muy permeados por esta) probablemente organizarán las fotos de izquierda a derecha formando una línea horizontal, iniciando por la foto de la infancia y terminando con la que representa la mayor edad. Sin embargo, las personas que pertenecen a otras culturas podrían organizar las fotos en una columna o incluso comenzando de derecha a izquierda.

Los pompuraawan, una tribu australiana, no comprenden el tiempo como la mayoría de las personas de la cultura occidental. Es decir, no establecen una relación entre el tiempo y las posiciones de “izquierda y derecha” o “arriba y abajo”. En vez de esto, utilizan las direcciones como descriptores; por ejemplo suelen decir: “mi brazo sur”. Y de la misma forma comprenden el tiempo.

Así, cuando los investigadores le pedían que organizaran cronológicamente las fotos para mostrar el crecimiento de una persona, los pompuraawans ubican las fotos de derecha a izquierda formando una línea horizontal.

Los investigadores afirman que existen tres factores que inciden en cómo imaginamos el tiempo:

1. Cómo la cultura en la que estamos insertos comprende las relaciones espaciales. Por ejemplo, para esta tribu australiana el sol es el medidor del tiempo; por lo que sería normal que si el sol sale por el este y se esconde por el oeste, cuando se piensa en el curso del tiempo, se sigue esta misma línea imaginaria trazada de derecha a izquierda.

2. La forma en que escribimos. Los israelitas y hebreos escriben de derecha a izquierda por lo cual sería normal que realizaran una línea del tiempo imaginaria en la dirección opuesta a la que estructurarían las personas que escriben de izquierda a derecha.

3. Las metáforas del lenguaje. Por ejemplo, en el lenguaje mandarín se asocia la palabra “arriba” con el pasado y “abajo” con el futuro. Por ende, estas personas ubican la línea del tiempo en forma de columna que discurre de arriba hacia abajo.

En fin, que las determinaciones sociales de nuestros comportamientos nunca dejan de asombrarnos.

Fuente:
Ross, V. (2011) Which Way Is the Future? Scientific American Mind; Marzo-Abril: 8.

Escrito por Jennifer Temática: Desarrollo Personal