viernes, 20 de enero de 2012

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy


No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Aplazar las cosas  importantes por otras que no lo son.
La dilación, la desidia muchas personas que lo tienen todo para triunfar no logran sus objetivos por aplazar las cosas día tras día. En Depsicologia.com te contamos más sobre la dilación.

La dilación o desidia
Más de un 20% de personas reconocen retrasar casi siempre lo que tienen que hacer y en cambio hacer otras actividades rutinarias.
  • Retrasar las tareas no implica que no se haga nada, implica que se hacen otras cosas menos importantes y se dejan las importantes por hacer. En la Universidad, en el trabajo en casa, muchas veces posponemos lo que realmente tenemos que hacer. 
  • Revisar el correo electrónico, jugar con el móvil, hacer pasatiempos o afilar lápices, este tipo de actividades suelen ocupar la mente y mientras no se hacen otras que requieren mayor esfuerzo.
  • La lista de tareas que uno tiene en mente van desde las más urgentes a las menos importantes, para la persona con rasgos de dilación, hacer precisamente estas tareas menos importantes se convierte en una forma de no hacer las tareas importantes.
  • ¿Conoces a alguien que  tiene que presentar algún documento y lo deja siempre para última hora?, ¿o a  quien ha de pagar una factura y también lo deja para el último momento aunque si tiene el dinero?
La desidia no es beneficiosa para la salud
  • Retrasar las tareas importantes les genera niveles de estrés, además  estas personas suelen tener  a  menudo discusiones en su trabajo o en familia.
  • El estrés puede afectar a su salud, pero además por sus características si algo les sucede tratarán de retrasar  lo máximo posible el tomar medidas. Dejarán también para  más adelante el ir al médico. 
Si se puede cambiar
  • Una persona que tiene tendencia a la dilación, o a retrasar las cosas no ha nacido así. Es una respuesta aprendida que se ha ido haciendo, por lo mismo puede aprender nuevas pautas de comportamiento.
  • Según José Ferrari profesor asociado de psicología en la Universidad de Paul en Chicago las personas dadas a retrasar las cosas se dicen cinco mentiras a si mismos:
    1. Estiman de  más el tiempo que les queda para realizar las tareas
    2. Subestiman en tiempo que tardarán en completar las tareas
    3. Sobreestiman el grado de motivación que sentirán la semana que viene, el mes que viene o cuando sea que dicen “harán aquella tarea”
    4. Piensan de forma errónea que el éxito en una tarea depende de tener ganas de hacerlo
    5. Creen de forma errónea que el trabajo cuando no se está motivado no es optimo.
¿Qué se puede hacer para cambiar?

Lo primero es querer lograrlo y saber qué como cualquier hábito no lo eliminaremos el primer día, pero sí con la práctica. El Dr Ferrari recomienda una serie de estrategias para reducir la tentación de  retrasar las cosas.
  1. Hacer una lista con todo lo que tienes que hacer
  2. Escribir una declaración de intenciones, qué puede ser “solo por hoy trataré de hacer todas las tareas de mi lista´comenzando por las más urgentes”. El “solo por hoy” lo puedes aplicar cada día, hasta lograr hacerlo un habito para ti.
  3. Ser realista en los objetivos, no te pongas tareas muy difíciles de cumplir, trata de escoger tareas que aunque cuesten las puedes lograr.
  4. Divide y vencerás, divide tus objetivos o tareas en otras que puedes hacer y te acercarán al éxito.
  5. Haz tu tarea algo significativo para ti.
  6. Prometerse una recompensa si logras cumplir tus tareas.
  7. Se sincero, elimina de tu lista las tareas que sabes no vas hacer.
  8. Estimar la cantidad de tiempo que necesitas para hacer una tarea, luego aumenta el tiempo al doble por lo menos.

No hay comentarios: