martes, 28 de febrero de 2012

El efecto Google y cómo puede afectar a la memoria

¿Qué es el efecto Google y cómo puede afectar a la memoria?



Millones de personas en todo el mundo usan a diario el buscador Google, la frase“búscalo en Google” se ha convertido en algo cotidiano. Sea cual sea la búsqueda, tendrás en segundos miles de resultados que contienen la palabras o palabras claves de tu búsqueda. El nombre de un actor, los ingredientes de una receta de cocina, o el nombre de un músculo del cuerpo.

¿El uso del buscador Google influye en nuestro comportamiento, no está haciendo vagos para ejercitar nuestra memoria?

Al parecer si que influye en nuestro comportamiento, la inmediatez en los resultados de Google ha dado origen al llamado Efecto Google: ¿Cuantas veces tenías algo en la punta de la lengua y has acudido a Google para saber la solución en lugar de tratar de recordarlo?


El efecto Google es la tendencia a olvidar información que se puede encontrar de forma fácil en Google. Así en lugar de perder unos segundos en recordar, se acude al buscador a encontrar aquello que olvidamos. Algo similar a lo que ocurrió con las calculadoras, millones de personas se acostumbraron a sumar, dividir, y multiplicar con una calculadora y al no realizar operaciones de forma mental el esfuerzo era cada vez mayor.
Con un clic de ratón llegamos a la respuesta que buscamos en segundos. Los teléfonos smartphones, los tablets o los portátiles te dan acceso a Internet desde cualquier parte. ¿Nuestra dependencia de los buscadores está afectando a nuestra capacidad para recordar información?

Los científicos tratan de responder esta pregunta. Según una nueva investigación publicada en Science, los psicólogos han confirmado lo que se venía sospechando:

Internet está siendo utilizado como como una memoria personal, un banco de información, esto es el efecto Google.


Evidencias
La evidencia sobre el efecto Google se basa en cuatro experimentos diferentes que se llevaron a cabo en la Universidad de Columbia por Betsy Sparrow y su equipo. Los científicos analizaron cómo a gente recuerda la información cuando dicha información se almacena en un lugar accesible. Internet es un lugar accesible donde se puede encontrar mucha información.

Es como una gran memoria colectiva. Los investigadores encontraron que las personas son más propensas a buscar información en Internet cuando esta información es fácil de encontrar, además son más propensos a recordar donde encontraron dicha información. Según estos experimentos, además la información que es menos accesible on line es más fácil de recordar.

Según Betsy Sparrow

No es que Google u otros motores de búsqueda estén embruteciendo la sociedad,seguimos siendo plenamente capaces de recordar cosas que importan, incluso aquellas que no encontramos fácilmente en internet. No somos irreflexivos ni cabezas huecas, pero nos estamos volviendo particularmente adeptos a recordar a donde ir para encontrar las cosas, y esto es algo increíble.

El estudio siguiere que la memoria humana se está reorganizando en lo referente a la información, adaptándose a las nuevas tecnologías informáticas en lugar de confiar exclusivamente en la memorización.

Los efectos de Internet en la memoria todavía son un territorio por explorar, pero los experimentos han llevado a esta conclusión: Internet se ha convertido en nuestro principal sistema de almacenamiento externo, es como nuestro disco duro externo.

How The Mind Really Works: 10 Counterintuitive Psychology Studies


Ten psychological findings that challenge our intuitive view of how our minds work.

Some critics say psychology is just common sense, that it only confirms things we already know about ourselves.

Ironically this can be difficult to argue with because once people get some new information they tend to think it was obvious all along.

One way of battling this is to think about all the unexpected, surprising and plain weird findings that have popped out of psychology studies over the years. So here are ten of my favourite.

1. Cognitive dissonance
This is perhaps one of the weirdest and most unsettling findings in psychology.Cognitive dissonance is the idea that we find it hard to hold two contradictory beliefs, so we unconsciously adjust one to make it fit with the other.

In the classic study students found a boring task more interesting if they were paidless to take part. Our unconscious reasons like this: if I didn't do it for money, then I must have done it because it was interesting. As if by magic, a boring task becomes more interesting because otherwise I can't explain my behaviour.

The reason it's unsettling is that our minds are probably performing these sorts of rationalisations all the time, without our conscious knowledge. So how do we know what we really think?

2. Hallucinations are common
Hallucinations are like waking dreams and we tend to think of them as markers of serious mental illness.

In fact they are more common amongst 'normal' people than we might imagine. One-third of us report having experienced hallucinations, with 20% experiencing hallucinations once a month and 2% once a week (Ohayon, 2000).

Similarly 'normal' people often have paranoid thoughts, as in this study I reported previously in which 40% experienced paranoid thoughts on a virtual journey. The gap between people with mental illness and the 'sane' is a lot smaller than we'd like to think.

3. The placebo effect

Perhaps you've had the experience that a headache improves seconds after you take an aspirin? This can't be the drug because it takes at least 15 minutes to kick in.

That's the placebo effect: your mind knows you've taken a pill, so you feel better. In medicine it seems strongest in the case of pain: some studies suggest a placebo of saline (salty water) can be as powerful as morphine (Hrobjartsson et al., 2001). Some studies even suggest that 80% of the power of Prozac is placebo.

The placebo effect is counter-intuitive because we easily forget that mind and body are not separate.

4. Obedience to authority
Most of us like to think of ourselves as independently-minded. We feel sure that we wouldn't harm another human being unless under very serious duress. Certainly something as weak as being ordered to give someone an electric shock by an authority figure in a white coat wouldn't be enough, would it?

Stanley Milgram's famous study found it was. 63% of participants kept giving electric shocks to another human being despite the victim screaming in agony and eventually falling silent.

Situations have huge power to control our behaviour and it's a power we don't notice until it's dramatically revealed in studies like this.

5. Choice blindness
We all know the reasons for our decisions, right? For example, you know why you're attracted to someone?

Don't be so sure. In one study people were easily tricked into justifying choices they didn't actually make about who they found attractive. Under some circumstances we exhibit choice blindness: we seem to have little or no awareness of choices we've made and why. We then use rationalisations to try and cover our tracks.

This is just one example of the general idea that we have relatively little access to the inner workings of our minds.


6. Fantasies reduce motivation
One way people commonly motivate themselves is by using fantasies about the future. The idea is that dreaming about a positive future helps motivate you towards that goal.

Beware, though, psychologists have found that fantasising about future success is actually bad for motivation. It seems that getting a taste of the future in the here and now reduces the drive to achieve it. Fantasises also fail to flag up the problems we're likely to face on the way to our goals.

Instead of fantasising, use mental contrasting.

7. Brainstorming doesn't work
Want to think outside the box? Do some blue sky thinking? Want to...[insert your own least favourite cliché here].

Well, according to psychological research, brainstorming doesn't work. It turns out that in groups people are lazy, likely to forget their ideas while others talk and worried about what others will think (despite the rule that 'there are no bad ideas').

It turns out it's much better to send people off to think up new ideas on their own. Groups then do better at evaluating those ideas.

8. Don't suppress
When you're down or worried about something people often say: "hey, try not to think about it; just put it out of your mind!"

This is very bad advice. Trying to suppress your thoughts is counter-productive. Like trying as hard as you can not to think about pink elephants or white bears. What people experience when they try to suppress their thoughts is an ironic rebound effect: the thought comes back stronger than before. Looking for distractions is a much better strategy.

9. Incredible multi-tasking skills
Despite all the mind's limitations, we can train it do incredible things. For example we hear a lot about our multitasking abilities, but with practice, did you know people can read and write at the same time?

One study of multitasking trained two volunteers over 16 weeks until they could read a short story and categorise lists of words at the same time. Eventually they could perform as well on both tasks at the same time as they could on each task individually before the study began.

Read a full description of the study, along with potential criticisms, here.

10. It's the little things
We tend to think that the big events in our lives are the most important: graduation, getting married or the birth of a child.

But actually major life events are often not directly as important to our well-being as the little hassles and uplifts of everyday life (Kanner et al., 1981). Major events mainly affect us through the daily hassles and uplifts they produce. The same is true at work, where job satisfaction is strongly hit by everyday hassles.

What most affects people's happiness are things like quality of sleep, little ups and downs at work and relationships with our friends and family. In other words: it's the little things that make us happy.

Image credit: Corie Howell & allison

lunes, 20 de febrero de 2012

Vivir sin arrepentimientos: Siete ideas prácticas


Vivir sin arrepentimientos no es tarea fácil. Son muchas las cosas que a lo largo de la vida se convierten en fardos pesados y que tienden a provocarnos sentimientos de culpa. Cuando miramos atrás y hacemos un rápido recuento de las decisiones de vida que hemos tomado, quizás ahora, revalorándolas desde otra perspectiva, nos damos cuenta de que nos equivocamos y esto nos genera grandes dosis de ansiedad y, obviamente, de arrepentimiento.

Sin embargo, vivir en el pasado, culpabilizándose constantemente por lo que hicimos (o por lo que no hicimos y debimos hacer) es algo tan inútil como una danza india para llamar la lluvia.

Afortunadamente, es posible aprender a vivir sin arrepentimientos. ¿Cómo? He aquí algunos consejos sumamente útiles:

1. Quiérete. Puede sonar algo tonto pero lo cierto es que las personas se culpabilizan constantemente porque son demasiado rígidas consigo mismas y no se aman lo suficiente. Para liberarnos de este problema les invito a imaginarse a ustedes mismos como un niño pequeño e indefenso. ¿Qué harías si ves a un niño indefenso? De seguro te acercarías y le darías amor intentando transmitirle seguridad.

Sin embargo, lo que hacemos con nuestro “yo interno” es culpabilizarlo y recriminarlo porque podía haber hecho las cosas de otro modo. Y es cierto, teníamos otras opciones pero… ¿qué sentido tiene llorar sobre la leche derramada?

En este punto, debemos comprender que nuestro “yo interno” no es perfecto, que se equivoca y que tiene tantos temores e indecisiones como un niño pequeño. Por ende, más que gritarle, deberíamos darle amor y seguridad. Comprender que nos hemos equivocado pero que aún así, somos personas valiosas.

2. Date permiso para equivocarte. El hecho de que nos demos permiso para errar no quiere decir que nuestra vida se convertirá en un rosario de decisiones equivocadas, quiere decir que asumimos que somos humanos y que, en ciertas condiciones, podemos errar.

Las personas que viven con arrepentimientos no se percatan de de que están valorando sus decisiones a la luz de nuevas informaciones con las cuales no contaban en el pasado. Por eso, cuando valoremos una decisión, es importante que nos demos cuenta que hicimos lo mejor que pudimos con los datos que teníamos a nuestra disposición.

3. Pide ayuda. Si existe una razón por la cual es válido arrepentirse, es no haber pedido ayuda cuando podíamos haberlo hecho. Normalmente las personas que están fuera del problema pueden vislumbrar soluciones que se encuentran lejos de nuestra percepción. Por ende, pedir el consejo de los otros es fundamental para asegurarnos de que estamos tomando la decisión más adecuada.

4. Expresa tus sentimientos. Nuestra sociedad nos enseña a ocultar los sentimientos; sin embargo, expresar lo que sentimos es un excelente ejercicio para aliviar el estrés y ser más felices. Cuando las personas son capaces de demostrar de manera asertiva lo que sienten, logran tener una vida mucho más feliz ya que pueden “dejar ir” los problemas con mayor facilidad.

Cuando nuestro comportamiento, pensamientos y sentimientos son congruentes; existen pocas razones por las cuales arrepentirse. Reclama más a menudo tus derechos pero también di un “te quiero” con más frecuencia.

5. Disfruta cada momento. Los problemas que debemos enfrentar continuamente hacen que nuestro cuerpo físico esté en un sitio y nuestra mente en otro. De esta forma, ni resolvemos el problema ni disfrutamos de los momentos placenteros que regala la vida.

Para vivir con menos estrés y ser un poco más felices, es esencial aprender a ser plenamente conscientes y esto significa que deberás vivir cada situación con la intensidad que se merece. Redescubre el placer de la naturaleza y de la buena compañía, este es un buen inicio.

6. Toma riesgos. Una de las causas más comunes por las cuales las personas se arrepienten es no haber tomado una oportunidad en el momento en que esta se les presentó. El problema radica en que estas oportunidades casi siempre se presentan como riesgos y todos tenemos cierta tendencia a mantenernos dentro de nuestra zona de confort.

En este punto, aclaro que no se trata de lanzarse al vacío y tomar riesgos vanos por el simple hecho de vivir emociones fuertes sino de sopesar los pros y los contras y, si vale la pena, aceptar el desafío. No ha nada peor que preguntarse “¿qué habría pasado si yo hubiera hecho…?”

7. Aprende a dejar ir. Cuando estamos comprometidos emocionalmente con una persona o situación no es sencillo dejarla ir y de seguro no es algo que sucede de un día para el otro pero es fundamental que nos propongamos seguir el camino.

Debes recordar que “dejar ir” no significa olvidar sino recordar sin rencores, recelos o arrepentimientos. Dejar ir significa aceptar que la vida sigue su curso y que el pasado no es sino experiencia.

Escrito por Jennifer Temática: Desarrollo Personal

Cómo saboteamos nuestras metas


Todos tenemos nuevas metas que nos compulsan a ir más allá de nuestras fuerzas actuales. Estos objetivos nuevos casi siempre son desafíos que nos ayudan a crecer y que presuponen grandes dosis de compromiso y trabajo duro. Sin embargo, a veces no alcanzamos estas metas porque nosotros mismos nos saboteamos ya que tenemos miedo al cambio.

Las formas de sabotearnos son diversas pero todas esconden creencias erróneas sobre nosotros mismos o un temor a las transformaciones y al compromiso:
  1. “No funcionará…” Siempre que nos planteamos nuevas metas sobreviene la duda de si las lograremos, si somos suficientemente capaces, si contamos con los recursos adecuados… Estas dudas provocan miedo. Y el temor nos hace pensar en términos de blanco y negro; es decir, tan solo pensamos si lograremos o no la meta, si ganaremos o perderemos pero no consideramos todo el camino intermedio que sin lugar a dudas acarrea cambios y crecimiento. Por ende, cuando te plantees un nuevo objetivo en vez de pensar que esta nueva idea no funcionará, piensa que “aprenderás algo nuevo”.
  2. “Es demasiado tarde…” Por supuesto, existen decenas de variaciones de este pensamiento, como por ejemplo: “soy demasiado viejo”, “estoy muy débil”, “ya tuve la oportunidad y la dejé escapar”… Realmente estas no son sino excusas que nos ponemos porque tenemos miedo al cambio. Es cierto que cada etapa de la vida es diferente pero esto solo quiere decir que enfrentaremos los retos desde una postura diversa. Así, cada vez que pienses en estos términos, debías replantearte esta idea: “voy a tener otra oportunidad”.
  3. “No lo puedo hacer, soy demasiado…” El mundo a nuestro alrededor nos ha enseñado a pensar con etiquetas. Es decir, todo lo que vemos tiene una etiqueta, por ende, no nos parece extraño que también nosotros tengamos las nuestras. Así, cuando crecemos ya tenemos nuestras propias limitaciones (muchas veces impuestas por los otros) que nos dicen que somos poco inteligentes, poco perseverantes, poco creativos… y la lista continúa… Sin embargo, lo cierto es que podemos cambiar en cualquier momento y quizás la persona que sea poco perseverante simplemente necesitará una meta que la motive realmente. Cuando pienses que no puedes hacer algo porque no está dentro de tu área de “competencias psicológicas”, simplemente cambia esta idea por esta otra: “aprenderé a hacerlo”.
  4. “Lo haré más tarde…” Probablemente esta es la forma de sabotaje más común: la procrastinación. Cuando un objetivo nos resulta demasiado complejo o tenemos miedo a las repercusiones del mismo, simplemente tendemos a postergarlo.
Sin embargo, debes saber que si postergas ahora probablemente continuarás postergando por toda la vida hasta que llega el punto en que el objetivo que te planteaste pierde su sentido. Cuando pienses de esta forma recuerda la canción de Arjona: “hoy es un buen día para empezar”.

Para dejar de auto sabotearnos, el primer paso es aprender a hacer conscientes nuestros pensamientos y el segundo paso es ser amables con nosotros mismos. No te recrimines si sientes miedo, si dudas o si tienes la tentación de postergar; estas emociones son humanas, lo importante es enfrentarlas como un desafío.

Escrito por Jennifer Temática: Desarrollo Personal

Cinco técnicas para eliminar las preocupaciones cotidianas


Quien nunca ha estado preocupado por nimiedades que tire la primera piedra. Después, cuando pasa el tiempo y todo se resuelve nos damos cuenta que las horas que pasamos preocupándonos y causándonos sufrimiento fueron en vano. Si tan solo nos hubiésemos percatado de ello antes…

Afortunadamente, existen algunas técnicas muy sencillas que pueden ayudarnos a eliminar las preocupaciones cotidianas:
  1. Escribe tus preocupaciones. Cuando sientas que los problemas te desbordan, simplemente escribe en una hoja de papel todo aquello que te preocupa. Es probable que tengas problemas para concretar lo que te preocupa porque a veces se tratan de problemas muy vagos. En otras ocasiones, simplemente, cuando las veas escritas, te darás cuenta del sinsentido que es preocuparse por cosas que se escapan de nuestra voluntad. Poner nuestros pensamientos en blanco y negro tiene un gran poder catártico y de seguro te asombrarás con los descubrimientos que realizarás
  2. Dale un costo a las preocupaciones. Cada vez que te sientas preocupado toma una moneda de cinco centavos y métela en una alcancía. Al finalizar el mes, cuenta cuánto dinero has logrado reunir. Sin lugar a dudas te asombrarás de cuánto “cuestan” tus preocupaciones y cuan frecuentes son. Recuerda que cada centavo equivale a un poco de felicidad que estás perdiendo.
  3. Concientiza tus propios pensamientos. Nos pasamos buena parte del día manteniendo un diálogo interior con nosotros mismos. Cuando te sientas preocupado, detente unos minutos y reflexiona sobre las frases que te estás diciendo. Valora su objetividad. De seguro te darás cuenta que no tienen un basamento real y no son sino exageraciones. Recuerda que, de una forma u otra, tus pensamientos se pueden hacer realidad ya que estarán mediatizando tu comportamiento. Por ende, piensa en algo positivo.
  4. Usa la gratitud como un arma. En vez de quejarte y preocuparte por todo, cada mañana, haz una lista con tres cosas por las cuales te sientes agradecido al mundo. En demasiadas ocasiones nos preocupamos por los problemas pero no nos regocijamos con las cosas que tenemos, como el simple hecho de tener salud o de poder escuchar una canción que nos guste en la radio.
  5. Cambia la perspectiva. Casi siempre las preocupaciones surgen de un problema y de nuestra incapacidad para hacerle frente. Así, saca a la luz los aspectos positivos del problema, aprende a mirar las dificultades como una oportunidad para crecer.
Finalmente, recuerda una frase del poeta norteamericano Ralph Waldo Emerson: “Las mentes pequeñas tienen preocupaciones pequeñas; las grandes mentes no tienen el tiempo para preocuparse”.

Escrito por Jennifer Temática: Desarrollo Personal

El efecto Dunning-Kruger: Las personas que se creen por encima de la media


¿En cuántas ocasiones te has encontrado con personas “obtusas” que piensan que son más inteligentes que el resto del mundo? Son personas que se califican a sí mismas como homo sapiens “sapiens” y usualmente son bastante molestas ya que asumen una actitud de sabelotodo, cuando realmente tienen evidentes lagunas en el conocimiento.

Pues bien, a esta autopercepción inadecuada se le conoce en el ámbito de la Psicología como “Efecto Dunning-Kruger” y hace referencia a las personas que tienen muy poco conocimiento pero piensan que saben mucho más. De esta forma, tienden a considerarse como más inteligentes y preparadas que el resto de los mortales.

Esta falsa autopercepción fue descubierta en el año 1999 por Justin Kruger y David Dunning, profesores de la Universidad de Cornell. Ambos investigadores comenzaron analizando estudios previos en los cuales se sugería que en algunas ocasiones la ignorancia proporciona más confianza que el conocimiento. Específicamente, se hacía referencia a algunas actividades como la conducción de coches o a juegos como el ajedrez y el tenis.

Así, los investigadores hipotetizaron que las personas más incompetentes tienden a sobrestimar sus propias habilidades y son altamente ineficaces para reconocer sus insuficiencias. A la misma vez, estas personas no reconocen las habilidades de los otros, lo que les hace sentirse superiores. La buena noticia es que cuando estas personas se entrenan y mejoran sus competencias, logran reconocer su falta de habilidad.

Para comprobar esta hipótesis los investigadores reclutaron un grupo de estudiantes de la carrera de Psicología que debieron completar una serie de pruebas de pensamiento lógico, gramática y humor. A continuación los investigadores les mostraron las puntuaciones que habían obtenido y les pidieron que estimaran qué posición podían haber alcanzado en la tabla general. Curiosamente, los estudiantes más incompetentes fueron quienes más sobreestimaron su posición.

Este experimento se repitió en cuatro ocasiones y siempre se obtuvieron los mismos resultados. Hablando en términos estadísticos, los estudiantes que por las puntuaciones obtenidas se encontraban en el 12% peor, se auto-clasificaron dentro del 62% mejor.

Uno de los aspectos más interesantes de este estudio fue que los estudiantes que se creían por encima de la media (aunque realmente estaban muy por debajo), también mostraban una gran incompetencia para reconocer la superioridad de los otros. De hecho, cuando se les mostraron los resultados de los estudiantes más brillantes, esto no modificó la imagen de sí mismo sino que la reforzó. Lo curioso fue que quienes habían puntuado bien, solían dudar de sus resultados, incluso cuando se les presentaban las puntuaciones de las otras personas.

Posteriormente, en el 2004, investigadores de la Universidad de Columbia confirmaron que el efecto Dunning-Kruger no solo se aplicaba a las áreas de las habilidades motoras o intelectuales sino también en el plano de las competencias interpersonales y de comunicación.

Por supuesto, más allá de lo incómoda que pueda llegar a ser una persona que padece del efecto Dunning-Kruger; lo peor de todo es que su incompetencia no solo los conduce a tomar decisiones erróneas sino que también les impide darse cuenta de ello.

Obviamente, también hay detractores del efecto Dunning-Kruger que afirman que sobreestimar nuestras propias habilidades puede ser un indicador de bienestar psicológico. Particularmente creo que todo debe tomarse dentro de límites razonables. Conocer nuestras potencialidades y debilidades es esencial para poder trazar una buena estrategia que nos permita lograr nuestros objetivos en la vida.

Fuentes:
Ames, D. R. & Kammrath, L. K. (2004) Mind-Reading and Metacognition: Narcissism, not Actual Competence, Predicts Self-Estimated Ability. Journal of Nonverbal Behavior; 28(3): 187-209.
Kruger, J. & Dunning, D. (1999) Unskilled and Unaware of It: How Difficulties in Recognizing One's Own Incompetence Lead to Inflated Self-Assessments. Journal of Personality and Social Psychology; 77 (6): 1121-3114.

Escrito por Jennifer Temática: Psicología Social

miércoles, 15 de febrero de 2012

Las guerras del futuro podrían librarse con la mente

Por Guillermo Basavilvazo



Por milenios, la humanidad se ha relacionado entre sí de la manera más íntima posible, la guerra hasta ahora, la forma en la que hemos defendido nuestros ideales, tierras y recursos no ha variado mucho desde que se creó el primer conflicto entre, lo que pudo haber sido, una pequeña riña entre los primeros Homo Sapiens.

Llevamos más de 25 mil años de civilización y el único salto importante en cuanto a la esencia de la conflagración, ha sido la introducción de las armas de fuego en el campo de batalla. Esto podría cambiar en un futuro cercano con, lo que supone la Royal Society de Londres, será un salto cuántico en la forma en la que nos damos catorrazos los unos a los otros.

Según su estudio, Neurociencia, conflicto y seguridad, una serie de tecnologías asociadas con el uso del poder mental en cuanto al control de las armas podrían surgir si se desarrolla la interfaz correcta.

Sistemas de interface neural serían los responsables de la destrucción masiva controlada por un individuo a miles de kilómetros de distancia, mientras se encuentra plácidamente sentado en alguna base mientras importantes ciudades del mundo se convierten en campos de batalla, llenos de cenizas y muerte.

La Royal Society predice este importante salto al observar el éxito que sistemas como el BrainGate han alcanzado al permitir a pacientes totalmente paralizados controlar un cursor que aparece en pantalla usando solamente voluntad.

De acuerdo con el reporte, se sugiere la división por medio de electrodos entre el ser humano físico y la mente ya que, “La mente tiene mayor capacidad para distinguir, adquirir y administrar objetivos esenciales que su contraparte consciente.”

Otros usos para sistemas similares al de BrainGate, o los llamados NIS, incluyen el implante de pequeños electrodos en el cuerpo del operativo para combinarlos con tecnologías infrarrojas y de sonar para permitir a un soldado o policía “sentir” el calor o la proximidad de un objeto. Caso que podría desencadenar un importante debate en cuanto a los aspectos éticos y legales sobre la forma en la que se libran los conflictos.

El interés en las “guerras mentales” no sólo está entre los miembros de esta longeva asociación londinense. Agencias gubernamentales de Estados Unidos y Londres - Para variar.- se encuentran financiando programas para encontrar soluciones a problemas comunes encontrados entre los soldados de los campos de batalla contemporáneos, tales como el Síndrome de Estrés Post-Traumático e incapacidades motoras debido a problemas cognitivos con el uso de implantes neuronales prostéticos que neutralicen estas deficiencias.

La integración de ciencias bio-electrónicas en la guerra tendrá usos ilimitados si no se desiste en su investigación, ya que podrían convertir un hombre común en una máquina de matar eficiente, libre de todas las limitaciones de la mente. Claro, también se encuentran en investigaciones usos más prácticos en el campo de la medicina que no harán más que enaltecer el nombre de la ciencia con el noble proósito de ayudar al prójimo.

Enlace original

Smartphones detectores de Depresión



“Siri, ¿cómo me siento ahora?” Actualmente los smartphones no son tan perceptivos como para saberlo, pero investigadores de la Universidad de Northwestern está creando una especie de teléfono inteligente con una terapia virtual llamada Mobilyze para ayudar a las personas que tienden a ignorar los síntomas de su depresión y se den cuenta que tienen que tomar medidas para hacer frente a sus estados de ánimo.

El Mobilyze está basado en algoritmos que se centran en varios grupos de datos como la ubicación, la actividad social, actividad física, lo que un usuario está haciendo, etc. Para determinar sus patrones de conducta y reconocer si se comporta con normalidad o sí parece estar desviándose de su comportamiento normal, en particular en lo que se deduce como depresión. Los datos provienen de varios sensores y la tecnología ya está presente en la mayoría de los teléfonos inteligentes, como Bluetooth, GPS, giroscopios, acelerómetros y conexión inalámbrica a Internet. ”Estamos tratando de desarrollar algoritmos individuales para cada usuario y determinar sus estados específicos”, dijo el investigador principal y el psicólogo David Mohr.

Si el teléfono determina que una persona está actuando de una forma deprimida, puede proporcionar textos automatizados como una alerta a familiares o amigos de los propios usuarios, para hablar con alguien o simplemente para salir de la casa y hacer algo.

El objetivo es utilizar estos datos para desarrollar un sistema automatizado para la detección de estados de ánimo de la gente, lo que podría ser útil para aquellos que son propensos a ignorar los síntomas de la depresión. Hasta el momento se ha probado en ocho pacientes y los resultados son prometedores. ”Todos ellos tenían un trastorno depresivo mayor cuando comenzaron, y todos terminaron clínica y estadísticamente mejor al final del tratamiento”, dijo Mohr.

Este no es el único tipo de tecnología móvil orientada hacia la salud, las emociones humanas, y el estado de ánimo. Una aplicación para iOS llamada MoodKit también utiliza la terapia cognitiva para mejorar el estado de ánimo de la gente, ofreciendo más de 150 elevadores del estado de ánimo, con actividades, consejos y ejemplos.

Mohr dijo que tiene planes para hacer una prueba a mayor escala este verano, por lo que la tecnología Mobilyze está en camino.

martes, 14 de febrero de 2012

“Cerebro egoísta”, uno de los motivos en casos de obesidad



De acuerdo con científicos en Alemania, si el “tirón del cerebro” no funciona de manera adecuada y la respuesta del sistema nervioso es débil, entonces falla la orden de abastecimiento y el cerebro no “jala” del cuerpo las calorías que requiere. Por tanto, la energía se acumula progresivamente en el resto de las células y, peor aún, el individuo come más.

Investigadores encontraron que existe una relación directa entre el funcionamiento cerebral y la cantidad de comida que se ingiere, por lo que la obesidad no depende exclusivamente del sedentarismo, la dieta o la voluntad de seguir un régimen sano en algunos casos.

Achim Peters, especialista en obesidad y profesor de la Universidad de Luebeck en Alemania, definió junto con su equipo de colaboradores el término de “cerebro egoísta”, que describe el proceso mediante el cual este órgano se hace de la energía que requiere para mantener su vitalidad. En cuanto el cerebro detecta alguna deficiencia energética, el sistema nervioso simpático (SNS) y el hipotálamo-pituitario-adrenal (HPA) se activan de inmediato para generar estrés y disparar, así, una demanda activa de la energía requerida.

Conocida como “tirón del cerebro” o “brain pull”, esta función permite recabar dicha energía o calorías a partir del resto del cuerpo, lo cual genera un efecto doble: por un lado, garantizar la integridad cerebral y, por el otro, ayudar a mantener el peso corporal dentro de límites adecuados.

Sin embargo, si el “tirón del cerebro” no funciona de manera adecuada y la respuesta del sistema nervioso es débil, entonces falla la orden de abastecimiento y el cerebro no “jala” del cuerpo las calorías que requiere. Por tanto, la energía se acumula progresivamente en el resto de las células y, peor aún, el individuo come más para cubrir sus necesidades cerebrales, con todo y que su cuerpo ya se encuentra sobrado de energía.

El estudio señala que las personas cuyos cerebros funcionan bien no requieren comer de más para protegerlos. Así, independientemente de que exista una vasta oferta de comida a su disposición, no tendrán ni el impulso ni el antojo de ingerirla: su organismo está protegido y su apetito saciado.

En cambio, aquéllas en las que la respuesta del “cerebro egoísta” funciona incorrectamente necesitan consumir más comida para asegurar que este órgano se conserve en buenas condiciones, a pesar de que sus depósitos de energía se encuentren ya excedidos, lo cual dará paso al sobrepeso y la obesidad.

En una nota difundida por El Universal (4/2/2012), Peters lamentó que a pesar de estos descubrimientos subsista la idea de que los individuos obesos carecen de voluntad, son perezosos y tienen malos hábitos de vida.

“Los avances en el terreno del metabolismo cerebral demuestran que, en muchos casos, el sobrepeso y la obesidad se derivan de los esfuerzos de la persona por cubrir la necesidad energética de su cerebro”, dijo. Sin duda, estos descubrimientos arrojan una nueva luz al fenómeno de la obesidad, sobre todo en la forma en que hasta ahora ha sido percibido. Entender mejor de dónde proviene es una condición esencial para contrarrestarlo e incluso erradicarlo definitivamente.

Enlace original

viernes, 10 de febrero de 2012

¿Qué dice su foto de perfil?



Nadie es tan feo como en su DNI ni tan guapo como en su foto de perfil". Tras esta sentencia, rebosante de verdad y sabiduría, se creó hace un par de años uno de los grupos más populares de Facebook. Así como nos hemos resignado a que las fotos del DNI no nos hagan justicia, ahora invertimos tiempo y paciencia en conseguir la mejor cara posible para estar en Internet y, ciertamente, nuestra imagen online abre y cierra muchas más puertas que la foto del carné de identidad.

Cada vez es más difícil ser invisible en la Red. A estas alturas, renunciar a tener una imagen online podría considerarse casi un acto de contracultura. Cada vez es más probable que al googlear un nombre se acceda -además de a datos biográficos o profesionales- a una foto. Y esto lo cambia todo. Una instantánea desata todo tipo de fantasías. "Los textos no construyen a una persona, pero una imagen nos hace reales", reflexiona Jeremy Sarachan, profesor de comunicación y experto en cibercultura y mundos virtuales del St. John Fisher College, en Rochester (Nueva York). Según su opinión, el tradicional corte de pasaporte no sirve para transitar por los mundos virtuales. "Una cabeza puesta sobre los hombros, perfectamente centrada y con una sonrisa vaga solo significa que existes, y ¿quién quiere conocer a alguien que simplemente existe? Los usuarios hiperconectados pedimos mucho más".

A día de hoy, nuestra imagen 'online' abre y cierra muchas más puertas que la foto del carné de identidad.

Eso que se quiere ver en las fotos de la gente es lo que el filósofo francés Roland Barthes llamó "aire" o "personalidad" en su libro Camera Lucida. "Una imagen capaz de crear un impacto emocional desde el primer vistazo". Jeremy Sarachan considera justificada la importancia que concedemos a nuestras fotos de perfil. "Piense que será la imagen que se repetirá en cada uno de sus actos, en cada comentario o tuit y acabará siendo el símbolo visual de su vida online".

Entre los usuarios hiperconectados, los hay estables y monótonos (aquellos que abrieron una cuenta en Facebook, Twitter o Linkedin hace tres años y aún mantienen su primera foto de perfil). Otros se comportan de un modo convulso y volátil, necesitan cambiar su carta de presentación cada semana redefiniendo su imagen virtual en cuanto logran una captura más representativa de su último minuto de gloria. Internet ama el presente sobre todas las cosas y este comportamiento veleidoso ya está respaldado por los estudiosos de la cultura digital. "El constante flujo de información propio de la era digital exige los repetidos cambios en las fotos de perfil. La autodefinición más perfecta que podamos imaginar se queda obsoleta en pocos días. La necesidad de experimentar con la imagen que damos de nosotros mismos es un esfuerzo que no tiene final, un requerimiento de la vida digital", explica Sarachan.

Queda, es cierto, un reducto de usuarios resistentes que han conseguido llegar al día de hoy sin que una sola imagen de ellos pueda ser encontrada en la Red. O los que, una vez puestos entre la espada y la pared, optan por ofrecer al mundo una imagen ambigua. Por ejemplo: un dibujo manga, el símbolo del ying y el yang o el retrato ilustrado de una chica pin up.

Académicos de varias universidades se han dedicado a estudiar el impacto de las fotos de perfil en nuestra vida social en la Red. Lo llaman la gestión de la impresión online. El profesor Joseph B. Walter, de la Universidad de Michigan, dirige una de estas investigaciones y asegura que la gente con amigos atractivos en Facebook o que sigue a personas de moda en Twitter es percibida con un "halo más interesante" que el resto, y muchos no pierden de vista este propósito a la hora de seleccionar su círculo próximo.

Las mentiras piadosas -por ejemplo, poner una foto de cuando éramos cinco años más jóvenes y pesábamos diez kilos menos- también son observadas por los académicos. Mark R. Leary, profesor de psicología y neurociencia en la Universidad de Duke, ha estudiado las estrategias que se ponen en marcha para editar la imagen online. "Algunas personas parecen tener un público al que impresionar; otros prefieren editarse a sí mismos y mostrar lo mejor de lo que hay". Lo curioso es que siempre se encuentra una razón para justificar estos pequeños engaños. "Todo el mundo está convencido de que es honesto o, al menos, de que lo intenta", dice Jennifer Gibbs, profesora de comunicación en Rutgers y autora de un estudio sobre los comportamientos en los sitios de citas online, un universo donde no abunda precisamente la sinceridad. "Las personas que dan una imagen de sí mismas un poco alejada de la realidad muchas veces están ofreciendo una versión idealizada o una previsión benévola de lo que esperan llegar a ser. Siempre justifican las distorsiones de su imagen como un esfuerzo para mantenerse en el ruedo".

En cualquier caso, los teóricos de la era digital piensan que es una ilusión creer que se podrá permanecer mucho más tiempo escondido (en Internet). Hay que estar preparado. Finalmente alguien acabará etiquetando su nombre en la foto de una boda o algo peor. Y todo el mundo acabará identificándole. Los filósofos que estudian nuestros comportamientos en las redes sociales, concretamente en Facebook, dicen que el etiquetado de fotos es una de las prestaciones imprescindibles de los tiempos que corren, porque garantiza la existencia de un público ansioso. Así lo explica Jeremy Sarachan: "En la era de la información, la superabundancia de datos produce una indiferencia masiva ante todo. Pero si usted es notificado por escrito cada vez que alguien lo identifica en una imagen, la curiosidad lo matará. Al fin y al cabo, ¿quién no quiere ver una foto de sí mismo?".

Así es su 'avatar' y así lo describen los expertos

  • Usted, visto por su ordenador: Es una fotografía casi siempre tomada con una cámara web que parece decir: "Este soy yo". Tienden a ser imágenes distorsionadas por la cercanía de la cámara, tomadas en un contexto laboral o de ocio, pero siempre ligado al ordenador.
  • De espaldas o mostrando un detalle de su cuerpo: No se da la cara, pero se muestra una porción del cuerpo o una actitud con la que se busca destacar un rasgo del que se está satisfecho. Ya sea un tatuaje, unos pies de los que se está orgulloso o un temperamento rebelde.
  • Posando con amigos, familia o pareja: Es un modo de demostrar vida social y de dar pruebas de determinados sucesos que pueden haber sido anunciados previamente. Por ejemplo: "Estoy en una relación". En estas imágenes, el sujeto es lo menos importante; es el contexto el que manda. Algunos expertos creen que es una manera de demostrar cierto control sobre la tecnología: "Sigo teniendo vida social a pesar de Internet".
  • Retrato trucado o manipulado por un 'software': Es una manera de ocultarse, a la vez que se muestra cierto temperamento artístico y ganas de demostrar el dominio de programas de manipulación de imágenes. La visibilidad de la cara es secundaria.
  • Recuerdo del pasado: Suele tratarse de una imagen nostálgica y segura que, además, no da demasiadas pistas sobre el presente. La conexión con el pasado otorga profundidad y cierto interés a la identidad del interesado.

Descripciones extraídas del libro 'Facebook and philosophy' (Open Court, 2010).

KARELIA VÁZQUEZ 5 FEB 2012 - EL PAIS

miércoles, 8 de febrero de 2012

La lectura de mentes, está cada vez más cerca


Neurocientíficos de la Universidad de California, Berkeley han logrado descifrar la actividad eléctrica en una región del sistema auditivo humano llamada circunvolución temporal superior (STG, por sus siglas en inglés) al analizar el patrón de actividad en la STG, fueron capaces de reconstruir las palabras que los sujetos escuchaban en una conversación normal.

Los hallazgos se basaron en la participación de 15 personas que se sometieron a cirugía cerebral para determinar la ubicación de convulsiones intratables a través de electrodos que se colocan en la superficie del cerebro o corteza. Se utilizaron 256 electrodos para medir la actividad cerebral en una conversación que duró de 5 a 10 minutos. Según los científicos, el cerebro se rompe el sonido en frecuencias, entre un mínimo de alrededor de 1 Hertz (ciclos por segundo) a un máximo de unos 8.000 Hertz, que son importantes para los sonidos del habla. La investigación puede conducir a una tecnología que nos permita escuchar a los pacientes, que son incapaces de hablar debido a un accidente cerebrovascular o parálisis. ”Podríamos reconstruir las conversaciones imaginadas de la actividad del cerebro, miles de personas podrían beneficiarse”, dijo Robert Knight, profesor UC de Berkeley de la psicología y la neurociencia.

“Estamos buscando los sitios que incrementan la actividad cortical, en particular por las frecuencias acústicas, para trazar el mapa del sonido en el cerebro”, dijo el primer autor de la investigación Dr. Brian Pasley. Él comparó la técnica con un pianista que conoce los sonidos de las teclas tan bien que puede ver las teclas y escuchar la música de otro pianista aun si éste está tocando en una habitación a prueba de sonido, como Ludwig van Beethoven fue capaz de oír sus composiciones a pesar de ser sordo.

Hay cierta evidencia de que al escuchar o imaginar un sonido se activan áreas similares del cerebro. Si pudiéramos entender la relación entre las grabaciones del cerebro y el sonido, bien podrían sintetizar el sonido real que una persona está pensando, o simplemente escribir las palabras con un tipo de dispositivo de interfaz.

La investigación actual se basa en el trabajo de otros investigadores sobre cómo los animales codifican los sonidos en la corteza auditiva del cerebro. De hecho, algunos investigadores, entre los coautores del estudio de la Universidad de Maryland, han sido capaces de adivinar las palabras de los hurones y que eran leídas por los científicos basados en las grabaciones del cerebro, a pesar de que los hurones fueron incapaces de entender las palabras obviamente.

El objetivo final del estudio fue explorar cómo el cerebro humano codifica el habla, y determinar qué aspectos del lenguaje son más importantes para la comprensión. En el Podcast que acompaña a artículo, el editor de PLoS Biology, Shah Ruchir, Robert Knight y Brian Pasley discutien sus hallazgos principales, las aplicaciones como prótesis neuronales, y las posibles implicaciones éticas de leer la mente.

lunes, 6 de febrero de 2012

Los beneficios de la meditación a nivel cerebral



¿Han visto el filme “Wall Street”? En él se muestra la vida de los agentes de bolsa que están continuamente sometidos a elevadísimos niveles de estrés, siempre pendientes de los cambios en los números y echando mano a las drogas para poder mantener este ritmo frenético.

Lo cierto es que hoy por hoy vivimos en una sociedad que gira vertiginosamente y, cuando nos debemos enfrentar a situaciones laborales que demandan un nivel de alerta constante a lo largo del tiempo, es tentador echar mano a las “ayudas químicas”.

Sin embargo, hace poco Walter Zimmermann (uno de los mayores inversores de capital) concedió una entrevista a la revista Time y declaró que su secreto para mantenerse activo no son las drogas ni la cafeína sino 40 minutos de meditación en la mañana.

A confirmar esta idea viene un estudio realizado por Sara Lazar, investigadora del Hospital General de Massachusetts, según el cual la meditación provoca un aumento en la densidad de la materia gris. Para llegar a estas conclusiones se analizaron los cerebros de 20 personas que practicaban cotidianamente la meditación durante 40minutos y los compararon con los cerebros de personas que nunca habían realizado meditación. Además, se apreció que mientras más años las personas habían dedicado a la meditación, más gruesas eran estas zonas cerebrales.

Así, se afirma que la meditación no solo mejora nuestra atención sino que también podría mejorar el proceso de toma de decisiones y, además, prevenir el envejecimiento del cerebro y las enfermedades que esto acarrea.

Pero los beneficios de la meditación no terminan aquí. En una investigación desarrollada por Bruce O’Hara, profesor de la Universidad de Kentucky, se comparó el desempeño de un grupo de estudiantes que practicaba la meditación y otros grupos, dentro de los cuales uno simplemente miraban la televisión y otro dormía.

Después de un periodo ambos grupos fueron sometidos a una tarea de vigilancia en la cual se evaluaba la rapidez de respuesta ante un estímulo ambiental. Como ya podrá presuponerse, quienes habían hecho meditación eran mucho más rápidos en sus reacciones y mostraban estar más atentos al medio que les rodeaba.

Estos beneficios de la meditación para el proceso atencional pueden explicarse a partir de los estudios conducidos por Richard Davidson, quien apreció que las personas que practican la meditación presentan una presencia mayor de ondas gamma (estrechamente vinculadas con el estar plenamente presentes).

En resumen, que la meditación provoca realmente cambios a nivel cerebral que nos permiten estar más atentos al medio que nos rodea y esto tiene consecuencias muy positivas sobre la toma de decisiones y nuestro rendimiento cotidiano. Sin lugar a dudas una opción a considerar si deseamos aumentar nuestro desempeño y calidad de vida.

Fuentes:
O’Hara, B. F. et. Al. (2010) Meditation acutely improves psychomotor vigilance, and may decrease sleep need. Behavioral and Brain Functions; 6(47): 2-9.
Lazar, S. W. et. Al. (2005) Meditation experience is associated with increased cortical thickness. Neuroreport; 16(17): 1893–1897.
Davidson, R. J. et. Al. (2003) Alterations in Brain and Immune Function Produced by Mindfulness Meditation. Psychosomatic Medicine; 65:564-570.

Escrito por Jennifer Temática: Neuropsicología

Emociones de peso



Nuestra sociedad está viviendo una gran paradoja. Por una parte están aumentando los problemas de obesidad y sobrepeso y por otra los casos de anorexia y bulimia. También cada día hay más personas que pesan más persiguiendo cuerpos cada vez más delgados, esbeltos y tersos. Este fenómeno social que sitúa a los cánones de belleza, sobre todo el femenino, por debajo del peso normativo alimenta una auténtica obsesión por el cuerpo y de paso todo un negocio: gimnasios, dietas, cosméticos,… Si entre tus propósitos de año nuevo está perder peso, quizás deberías plantearte antes algunas cuestiones.

¿Qué es la obesidad?
Aunque se ha definido la obesidad como un exceso del peso corporal, quizá sea más apropiado entenderla como un exceso de tejido adiposo. A partir de lo que señala la báscula, existen unas tablas estandarizadas que clasifican a la persona según su sexo, edad y constitución física dentro de unos parámetros. De esta manera, un deportista quizá tenga exceso de peso pero no podemos decir que esté obeso. Actualmente la obesidad está considerada un grave problema para los sistemas sanitarios y ya representa un 7% de su gasto. Sólo en España el 63% de la población adulta tiene exceso de peso y el 20% de los niños entre 6 y 9 años padece obesidad.

¿Por qué hemos engordado?
Principalmente porque comemos más de lo que necesitamos y comemos peor de lo que deberíamos. Ligado al trabajo industrializado, el crecimiento de las ciudades, los incompatibles horarios laborales; cada vez llevamos estilos de vida más sedentarios: nuestros trabajos comportan muy poca actividad física, cubrimos distancias con medios de transporte, dedicamos nuestro ocio a ver la televisión, navegar por Internet, videojuegos,… En paralelo los hábitos alimentarios también han cambiado: hemos sustituido la dieta mediterránea por los alimentos precocinados, la comida de casa por la comida rápida, los fogones por las máquinas expendedoras, comer con los nuestros a comer con desconocidos o solos… Por supuesto, también influyen la genética, trastornos metabólicos y bloqueos emocionales.

Acabemos con el mito del “gordito feliz”
Desgraciadamente, la sociedad en general rechaza al obeso y le culpa de su tara. Especialmente si es una mujer. Numerosos estudios explican que la obesidad se encuentra estigmatizada y que alrededor del obeso existen todo tipo de perjuicios: indisciplinado, falto de voluntad, infeliz, poco amigable, torpe, carente de atractivo,… El mayor riesgo es que la persona con obesidad interiorice estos calificativos, como consecuencia rechace su cuerpo e inicie conductas encaminadas a controlarse como pesarse constantemente, ayunar, hacer ejercicio físico extenuante, aislarse,… Estos comportamientos son propios de un trastorno alimentario. El mito nos describe a los “gorditos” como felices y risueños pero lo cierto es que detrás de un obeso suele encontrarse una persona con dificultades para relacionarse, inestabilidad emocional, escaso control de los impulsos y malestar afectivo.

¿Puedo tener el cuerpo que quiero?
Otra idea preconcebida ligada con la anterior es que con la cantidad de recursos a nuestro alcance (dietas, gimnasios, cremas reductoras, operaciones de estética, alimentos light,…) y con empeño uno puede tener el cuerpo que desee. Esta creencia errónea lleva a mucha gente a proponerse objetivos poco realistas sobre cuánto peso quiere perder. No conseguirlo provoca sentimientos de frustración y baja autoestima que pueden llevar a la ingesta compulsiva. El pensamiento que hay detrás sería “si no lo he conseguido es por mi falta de voluntad” y eso le empujaría a tomar medidas más drásticas: ayunos prolongados, ejercicio físico extremo, consumo de purgantes,… Cuando en realidad son las metas las que están equivocadas y la persona no está teniendo en cuenta que su cuerpo tiene unos límites y hay que conocerlos y respetarlos.

Para reflexionar
Como hemos visto la obesidad es un problema complejo que tiene varias causas: biológicas, psicológicas, culturales,… A pesar de la publicidad y de las creencias populares, ni la delgadez da la felicidad ni podemos tener el cuerpo que nos quieren imponer… a menos que estemos dispuestos a hacernos daño. Más importante que tener un peso determinado es tener un cuerpo sano. Aprender a respetarlo, dándole lo que necesita, lo que le hace bien. Cada uno tenemos el cuerpo que nos ha tocado, es lo que nos sitúa en el mundo y nos va a acompañar durante mucho tiempo. Nos irá mejor si aprendemos a respetarlo y cuidarlo.


por Luis Salar Vidal