martes, 31 de julio de 2012

¿De qué hablamos cuando hablamos de literatura?

Siempre ha existido gente que no lee, personas para quienes los libros son artefactos inútiles, pero la vocación anti-intelectual de la crítica es un fenómeno que debería llamar la atención.


















Con los chistes hay únicamente tres posibilidades: se cuentan bien, se cuentan mal o simplemente no se cuentan. Una variante de la crítica literaria que debería agregarse a las mencionadas en este post, es la crítica humorística mal hecha. Se trata de pequeños textos que aparecen en portales literarios en los que curiosamente nunca se habla de literatura. Aquí hay algunos ejemplos:
  1. Para evitar prejuicios, el primer ejemplo es de una revista seria, The Paris Review, que a principios de junio publicó un artículo que se titula “Querida Paris Review: ¿Qué libros impresionan a las mujeres?” (original en inglés). Ignorando la evidente misogonia –para qué leemos si no es para impresionar a mujeres a las que luego podemos aleccionar –, el chiste falla porque la lista incluye igual a Murakami que a Žižek sin ningún argumento aparente. En lugar de explicación, lo que hay son lugares comunes.
  2. El suplemento en línea Libros Sampleados publicó una nota bajo el elocuente título de “#Hastag: #pocosfollowers”, un ejemplo de lógica invertida en el que el fallido juego consiste en equiparar el número de seguidores en twitter con la calidad de los escritores.
  3. La columna “Dos de costilla” de la Revista Crítica, en la que el humor fallido no corresponde con la pretensión del título de las notas, que cambia de acuerdo al número de días desde que empezó la serie. En la entrega titulada “48 días sin encontrarme a nadie leyendo literatura en la calle”, el redactor se esfuerza para que una selección de fútbol de escritores con Cuauhtémoc Blanco sea graciosa.
  4. Pero el mejor ejemplo de esta variante de crítica es el artículo “9 libros que hacen que nadie quiera salir contigo” (original en inglés), publicado en la sección de libros del diario en línea The Huffington Post. No hay mucho que decir sobre esto salvo que la lista no podría ser más arbitraria y que la anécdota que abre el texto no podría ser más petulante. Un éxito en su género.
Ahora que la tecnología ha puesto de moda otra vez la idea de la muerte de la novela, antes de flagelarnos con la falta de concentración, la rapidez, el efectismo y la sintaxis coja que las redes sociales instauran cada día como lo cotidiano, deberíamos cuestionar a la gente que en lugar de acercar a la gente a los libros mediante contenidos relevantes habla de cualquier otra cosa. Siempre ha existido gente que no lee, personas para quienes los libros son artefactos inútiles, pero la vocación anti-intelectual de la crítica es un fenómeno que debería llamar la atención, sobre todo porque es una vocación natural, que no pasa por el filtro de la sátira o la parodia, dos actitudes autoconscientes que ayudan a contar el chiste de la manera correcta, ni por el más puro y serio academicismo, que es la manera de no contar el chiste. Esta disciplina del humor fallido trivializa los libros, la reflexión sobre ellos, y la opinión que el público pueda tener al respecto.

El medio también tiene culpa y su parte en este círculo vicioso. Los portales quieren lectores, y los artículos tienen que adecuarse a esta idea extraña de que entre más lectores, mejor (lo que no queda claro es mejor ¿qué?). En este contexto cuantitativo, beneficia más escribir un texto en donde se mencionen nueve títulos que, por alguna razón, hacen que nadie quier salir contigo, a otro donde se hable de El sonido y la furia de Faulkner. La diferencia entre el número de personas que han leído a Faulkner y los que han leído nueve portadas de libros es abismal. La conclusión es triste y el contrato implícito queda como sigue: hay que fingir que escribimos sobre literatura para que otros hagan como que leen sobre libros.

Sin embargo, hay una alternativa que explica e incluso invalida todo lo anterior. Existe la posibilidad de que este pacto entre críticos y lectores sea una mala lectura, una sobre interpretación. Lo que en realidad sucede es que el crítico escribe sobre lo que le da la gana: creatividad, ingenio, pluma afilada y cuatro párrafos después, ¡listo, tenemos un post! Lo cuelgo y espera comentarios del tipo “jajajaja”. Del otro lado, el lector pica por allí y por acá; cuando encuentra algo que le gusta comenta cosas como “jejejeje” y cuando algo le desagrada lo trolea o lo ignora. En palabras de Roberto Cruz Arzabal, “lo urgente no es tener algo que decir, sino, teniéndolo, encontrar a alguien que quiera escucharlo”

¿Cómo darle la vuelta a un escenario así? Quizá el diálogo tiene que empezar por una más alta consideración de los otros y por el respeto al sentido del humor ajeno. Contar un buen chiste implica cierta estima por quien lo está escuchando. Si nos olvidamos de este diálogo de sordos y empezamos a hablar de literatura quizá encontremos, a los pocos pasos, gente leyendo en la calle.

Fuente: Letras Libres

domingo, 29 de julio de 2012

"La inyección de Irma" un sueño que cambió el Psicoanálisis












“La inyección de Irma”, probablemente, es el sueño más famoso en la historia del psicoanálisis, pues fue soñado e interpretado por el autor. Fue el primer sueño que utilizó para desarrollar su teoría de la satisfacción de los deseos. A partir de éste, emergió la tesis sobre la interpretación de los sueños. 

Freud soñó “ La Inyección de Irma”, la noche entre el 23 y 24 de julio de 1895.

 El sueño es el siguiente: 

“Hay una reunión festiva en la residencia de Freud, éste se encuentra con Irma, una ex paciente que presentaba un cuadro de histeria. Irma, se queja de dolor de garganta, estómago y abdomen. En la recepción también está presente un médico, quien examina a Irma y le diagnostica algo como difteria y le explica que esto se debe a que un amigo de Freud le ha colocado una inyección con la jeringa sin esterilizar.” Este es todo el sueño.

Freud interpretó que Irma reunía características de varias mujeres reticentes a su método psicoanalítico. Sin embargo, atrás de la trama del sueño, reconoce su deseo de no sentir culpa de los padecimientos de su ex paciente. Ese mismo deseo de no sentirse culpable, es lo que lo llevó a culpar al colega, en el sueño, ya que él como psiquiatra, no podría ser responsable de una dolencia orgánica. 

El día anterior al sueño, Freud se había encontrado con ese amigo médico y había tenido una diferencia de opinión con él. Éste le contó a Freud, que ahora él estaba atendiendo a Irma y ella seguía mucho mejor. Freud entendió este comentario, como una crítica hacia su terapéutica y como para justificar este “reproche” esa misma noche escribió la historia clínica de Irma. En el sueño atribuye la responsabilidad de los problemas de Irma a su colega, pero, en realidad es él quien se siente culpable. Por lo tanto el contenido del sueño vendría siendo la realización de un deseo. 

Fuente: @culturizando

miércoles, 25 de julio de 2012

Duerme. El sueño hace más creativo e inteligente al ser humano














Desde la web de National Geographic leemos un interesante
artículo en el que nos dicen que soñar nos hace más creativos e inteligentes.

El deporte español por excelencia, la siesta, podría ser beneficioso para nuestra memoria. En el estudio, las personas que llegaron a sueño profundo o MOR, mejoraron su rendimiento de la actividad propuesta en un 40%.

El acto de soñar podría mejorar la memoria, estimular la creatividad y mejorar la planificación futura, a tenor del resultado de nuevas investigaciones realizadas a tal efecto.

La memoria mejorada y estimulada por el sueño profundo puede aportar incluso un beneficio adicional: ayudar a imaginar (y a planificar mejor) el futuro.

Enlace original: Actualpsico.com
Leer más en http://www.nationalgeographic.es/ciencia

El proceso Psicoterapéutico

Por Ana Páez Corral

En más de una ocasión, han llegado a mis oídos algunos comentarios que me hacen pensar que existe un gran desconocimiento y una gran confusión respecto a la profesión de laPsicología y en particular al proceso psicoterapéutico. Recuerdo una conversación en la que una persona le decía a la otra “el médico me ha aconsejado que vaya a un psicólogo, pero yo no estoy loco”. A lo que la otra persona contesta “hombre locos yo diría que estamos todos, pero yo creo que las terapias esas no sirven para nada”.

Cierto es, que aunque es difícil generalizar y explicar en qué consiste una terapia, sobretodo si tenemos en cuenta la diversidad de corrientes teóricas que existen y las distintas maneras que tenemos los profesionales psicólogos de abordar el proceso psicoterapéutico, si me gustaría contribuir a desmitificar que la terapia sea para “locos” y que este relacionada con la inutilidad. (Lo cual no significa que no pueda haber personas que han probado distintas terapias y por algún motivo no les hayan funcionado).


Otro mito muy común, es el de que los psicólogos tengamos que solucionarles rápido los problemas a los pacientes. Hasta el momento, no he visto ningún psicólogo que tenga una barita mágica con la que poder solucionar la vida del paciente y volverla de color de rosa de la noche a la mañana. La psicoterapia es un proceso, es decir que requiere un tiempo para que la persona aprenda a responder a las dificultades de manera más funcional y utilice los recursos necesarios para salir del malestar. El proceso psicoterapéutico, precisamente, pretende que el paciente utilice esos recursos que quizás desconoce o no sabe usar. Algunos terapeutas los proporcionan más directamente, otros prefieren que con su ayuda sea el propio paciente quien los descubra, ya que confían en las capacidades que tienen para hacerlo, pero ninguno de ellos pretende hacer la faena que le corresponde al paciente. Los cambios para que puedan ser efectivos requieren la implicación de la persona que hace terapia y su paciencia para verlos aparecer gradualmente.

El psicólogo terapeuta trata de ayudar a las personas a ser un poco más felices y a mejorar su calidad de vida, sea modificando pensamientos y/o conductas, (psicólogos cognitivos conductuales) sea acompañándolos y guiándolos en un proceso que ellos mismos llevaran a cabo (psicólogos humanistas), sea logrando una comprensión profunda del malestar a través del inconsciente (psicoanalistas) etc.

La persona que acude a terapia lo puede hacer por muchos y diversos motivos. La práctica de la psicoterapia, sea cual sea la línea de trabajo, es indicada para todas aquellas personas queexperimentan malestar o sufrimiento continuo y repetitivo, influido por factores internos (su propia psique) y/o factores externos (dificultades económicas, etc.). Pero no solo la terapia sirve para resolver problemas y sufrimientos, algunas terapias por ejemplo en la línea humanista, también están indicadas para que la persona se conozca mejor o potencie su fortaleza psicológica (capacidad para tomar decisiones, destrezas para relaciones interpersonales, energía para afrontar situaciones difíciles, etc.). Por tanto, tampoco es necesario estar padeciendo para iniciar una terapia, sino que también se puede realizar para llevar a cabo unautoconocimiento y un crecimiento personal.

Fuente: Actualpsico

Cerebro, materia gris y altruismo


Por Elena Bellver

Cuanta más materia gris tenemos en una determinada zona del cerebro, más capacidad de altruismo o generosidad mostramos, según un estudio realizado en la Universidad de Zurich. En Depsicologia.com os contamos más sobre este estudio.

El altruismo
Es la preocupación por el bienestar de los demás presente en muchas culturas y también en animales que son capaces de sacrificarse por el bien de su manada. El puro altruismo implica sacrificar algo como tiempo, energía sin expectativa de ningún tipo de compensación o beneficio sea directo o indirecto.

El comportamiento altruista en el reino animal aumenta las probabilidades de supervivencia de otros a costa incluso a costa la reducción de la propia supervivencia. Aún así esta teoría no puede explicar porqué se dan comportamientos altruistas entre animales que no están emparentados.
El estudio

¿Por qué algunas personas son muy egoístas y otras todo lo contrario? Estudios previos mostraron que datos como la clase social, el género, el nivel de educación o los ingresos difícilmente explican esta diferencia en cuanto al comportamiento altruista.



Recientes estudios de neurociencia han demostrado que las diferencias en la estructura cerebral podrían estar relacionadas con diferencias también en los rasgos de personalidad y habilidades. Un equipo de la Universidad de Zurich dirigido por Ernsr Fehr, muestra que existe una conexión entre la anatomía del cerebro y el comportamiento altruista.

Para investigar si las diferencias en el comportamiento altruista tienen causas neurobiológicas se repartió a participantes y a otras personas anónimas. Los participantes tenían la opción de sacrificar una porción determinada de dinero para poder beneficiar a otra persona.

Esta acción se podría considerar altruista, los investigadores encontraron diferencias importantes en este sentido. Hubo algunos de los participantes que nunca estuvieron dispuestos a sacrificar dinero para beneficiar a otros, mientras que otros participantes si tenían agudizado el comportamiento altruista.



¿Más materia gris?
¿De donde provenían estas diferencias? En estudios anteriores se había mostrado que en una región determinada del cerebro (el lugar donde los se encuentran los lóbulos parietales y temporales) está vinculada a la capacidad de tener empatía hacia los sentimientos de otras personas. El altruismo está probablemente muy relacionada con esta habilidad, así pues los investigadores sospecharon que las diferencias individuales en esta parte del cerebro podrían estar vinculadas a las diferencias en el comportamiento altruista.

La hipótesis que querían probar era: Las personas que se comportan de forma más altruista también tienen una mayor proporción de materia gris en la unión entre los lóbulos parietal y temporal.
Las diferencias en la actividad cerebral



Los participantes en el estudio mostraron marcadas diferencias en la actividad cerebral cuando tenían que decidir cómo dividir el dinero. En el caso de las personas egoístas la región del cerebro detrás de la oreja está se activa cuando el costo del comportamiento altruista es bajo.

En las personas altruistas sin embargo esta región del cerebro se vuelve más activa cuando el costo es muy alto. La región del cerebro se activa especialmente cuando las personas alcanzan límites de su disposición a comportarse de manera altruista. Los investigadores sospechan que esto sucede cuando existe la mayor necesidad de superar la tendencia natural al egocentrismo o preocuparse solo por uno, ahí es cuando se activa esta región del cerebro.

Ernst Fehr comenta:
Estos resultados son interesantes para nosotros, sin embargo, no se debe llegar a la conclusión de que el comportamiento altruista está determinado por factores biológicos solo. El volumen de la materia gris también se ve influenciado por procesos sociales. Los resultados plantean un tema fascinante en cuanto a si es posible promover el desarrollo de las regiones del cerebro que son importantes para el comportamiento altruista a través de una formación adecuada o normas sociales.

Fuente| http://depsicologia.com/cerebro-materia-gris-y-altruismo/

www.sciencedaily.com

Fotos|djakovo-danas.com/

viricano.blogspot.com/.tunafishy.com

adictamente.blogspot.com/

lunes, 9 de julio de 2012

Patologías causadas por la tecnología durante las vacaciones

Actualmente las nuevas tecnologías proporcionan soluciones inteligentes a las necesidades cotidianas, pero en muchos casos esconden un riesgo potencial para la salud, ya que el uso inadecuado o indiscriminado de la computadora, el celular, videojuegos y otros gadgets aumentan este tipo de padecimientos. La temporada vacacional, obviamente, no podía ser la excepción.  Tomar unos días de vacaciones es una gran oportunidad para salir de la rutina, escapar de los espacios a los que nos hemos confinado durante el año y liberarnos de los compromisos y plazos que nos mantienen atados al reloj, al celular, etc. Sin embargo, no todas las vacaciones pueden ser igualmente reparadoras. Los psiquiatras advierten que, aunque suene paradójico, en la época vacacional aumentan los casos de depresión y estados de ansiedad. ¿Cómo es esto posible? Porque, aunque estemos deseando librarnos de ella, romper con la rutina no es tarea fácil. Durante el año, la rutina nos sirve como red de soporte tanto a nivel familiar, como social y laboral. La ruptura de la misma en personas vulnerables puede implicar desestabilizaciones emocionales que son el origen de episodios de ansiedad y depresión y otras físicas como por ejemplo las molestias cervicales o visuales por aumento en el uso de nuestros dispositivos. Algunas enfermedades tecnológicas ya han sido acuñadas por el medio medico como la Nomofobia (el miedo irracional a salir de casa sin el celular) y otras han sido acogidas inicialmente como anécdotas y se les ha bautizado con nombres graciosos como ‘Mal del iPod’, ‘Webadicto‘, ‘Nintendinitis’ o ‘Wiititis’, en su variante más moderna. Lo cierto del caso es que sea cual sea el nombre que se les dé, estas afecciones están siendo diagnosticadas y tomadas cada vez más en serio. Es por eso que al planear nuestras vacaciones lo primero que se debemos tener en cuenta es dejar todo listo y dispuesto en el trabajo, la escuela y el hogar, de manera que podamos desconectarnos de las cosas que pudiesen causarnos alguna perturbación y, cuando ya estemos listos para vacacionar, debemos disponernos física y mentalmente para disfrutar utilizando la tecnología preferentemente para enriquecer nuestras vacaciones. Las vacaciones no siempre ayudan a resolver problemas, para ello disponemos de todos los demás días, aprender a disfrutar el ocio es tremendamente importante tanto para nuestra salud física como emocional.

viernes, 6 de julio de 2012

La apariencia de los políticos: ¿Cómo determina nuestro voto?


Probablemente uno de los debates presidenciales más famosos y comentados de la historia fue el que se produjo entre Richard Nixon y John F. Kennedy. Todos los que los vieron por la televisión afirmaban que el rostro sin afeitar y cansado de Nixon no inspiraba confianza mientras que la imagen bronceada y relajada de Kennedy era justo lo que querían los americanos.

Sin embargo, quienes escucharon el debate por radio, se mostraron abrumadoramente a favor de Nixon. En este punto es lógico preguntarnos: ¿la apariencia de los políticos determina nuestro voto? Quizás, después de todo, no votamos solo por una idea sino también por una imagen.

Lo cierto es que algunas investigaciones sugieren que realmente es posible que la imagen de los candidatos influyan en nuestras decisiones. En un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en Irvine se le pidió a 140 personas que estudiaran los candidatos al Congreso en tres distritos cercanos. A los participantes se les mostraron dos volantes que contenían información sobre los respectivos candidatos, se incluían sus afiliaciones políticas y sus posturas sobre diversos temas. Cada folleto también tenía una foto del candidato.

El truco consistía en que, con el mismo dossier, se presentaban dos fotos diferentes, una más atractiva y la otra menos favorecedora. Así, se pudo apreciar que las personas tendían a votar por los candidatos que les resultaban más atractivos. En términos estadísticos, cuando se presentaba una foto favorecedora, el candidato podía alcanzar hasta el 60% de los votos pero cuando se mostraba una foto poco halagüeña, obtenía un 40%.

Los investigadores fueron un paso más allá y compararon los resultados obtenidos por cada uno de los candidatos. Para ello se les preguntó a los participantes qué aspectos del rostro le habían resultado más convincentes. Entonces se apreció que existía una coherencia en casi todas las respuestas y con independencia de la raza: los ojos se mostraban sinceros (lo que en términos de Photoshop indicaba una mayor curvatura en la parte superior con respecto a la inferior), el pelo corto y peinado al lado o hacia atrás, una cara más bien ancha y redonda y, por supuesto, una sonrisa.

Ni cortos ni perezosos, los artistas del Photoshop siguieron estos lineamientos haciendo los respectivos cambios en las fotos. Así, se reclutó nuevamente otro grupo de personas y se compararon los resultados que obtenían las fotos de los candidatos reales con las fotos trucadas. Se apreció que los candidatos reales obtenían una media de votos del 44% mientras que las fotos manipuladas les ofrecían un 56%. ¡Nada mal para un retoque fotográfico!

Obviamente, estos resultados no indican que votamos por el candidato más atractivo sino que, ante igualdad de condiciones, saldrá mejor parado quien tenga rasgos faciales que, según nuestra percepción, denoten confianza y responsabilidad.

Fuente:
Rosenberg, S. W. et. Al. (1991) Creating a political image: Shaping appearance and manipulating the vote. Political Behavior; 13(4): 345-367.

Escrito por Jennifer Temática: Curiosidades Psicología Social

miércoles, 4 de julio de 2012

Predicción de la psicopatía basada en el uso de Twitter











La Fundación de Privacidad En Línea (TOPF) realizo una investigación para calcular los modelos predictivos que permitirán identificar a las personas que tienen un alto grado de trastorno de personalidad en función del uso de Twitter y los últimos avances en lingüística.

El experimento se llama Gran Twitter 5 y se basa en investigaciones de los vínculos más significativos entre el tipo de personalidad de un individuo y su actividad en las redes sociales. El trabajo actual se basa en investigaciones recientes de la Universidad Cornell, por parte del profesor Jeffrey Hancock, quien investiga la relación entre el lenguaje y psicopatía.

Para ver si ese vínculo se puede detectar dentro de los 140 caracteres que componen un tuit, la TOPF se asoció con Kaggle, una compañía de ciencia de datos. Tomando como base un concurso en línea donde científicos de datos de todo el mundo fueron invitados a competir para desarrollar los mejores algoritmos de predicción utilizando un conjunto de datos derivados de 3 millones de tuits y perfiles de personalidad de 3,000 voluntarios tuiteros.

Estos datos han sido anónimos e incluye 337 variables, tales como la frecuencia con que tweetean las personas, el número de retuits que hacen, la relación con los seguidores, así como los rasgos lingüísticos, todos los cuales, según la investigación de Hancock, valoraran la conciencia, extraversión, amabilidad y estabilidad emocional para revelar trastornos de personalidad como la psicopatía.

Un ejemplo de ello es que las personas con tendencias psicopáticas suelen usar las palabras ‘desde’ junto con ‘porque’ y ‘debido’ para justificarse con una frecuencia mucho más alta que el resto de personas.

Otra clave es que los psicópatas suelen enfocarse en temas materiales como el dinero, mientras evitan temas como familia o la religión. De la misma forma, cuando se los confronta a un tema emocional, estas personas responden con expresiones como ‘mmm’ o ‘uhhhh’, debido a que son incapaces de hablar sobre sus sentimientos.

La psicopatía se define como un trastorno psíquico caracterizado por deficiencia de control de las emociones e impulsos, impulsividad, insuficiencia de adaptación a las normas morales o sociales, asociabilidad y tendencia a la actuación y conductas antisociales.

Por Eduardo Rivero Fecha Lunes 2 de julio de 2012
Enlace
Referencia: TOPF