viernes, 30 de agosto de 2013

Sanar o restaurar la autoestima















Siempre es posible reconstruir la autoestima. Aunque se pase o se haya pasado por situaciones sumamente difíciles y devaluado la autoestima, es posible reconstruirla o mejorarla. Para ello es necesario partir del “darse cuenta”, reconocer cuando se tiene la autoestima devaluada. Como segundo paso “¡decidirse a trabajar!”, ponerse a sí mismo como las más serias de las tareas, es decir, RECONOCER el valor que uno tiene, que con frecuencia se encuentra ignorado o devaluado.

RECONCILIARSE CON EL PASADO

Nada reconstruye tanto la autoestima como la capacidad de reconciliarse con el pasado. El “pasado” incluye dos aspectos fundamentales: lo BUENO que hemos vivido y los que NO ha sido agradable vivir, los rencores y el resentimiento. Ambos aspectos constituyen nuestro pasado y con frecuencia nos hacen consumir una enorme cantidad de energía y redundan en una vida incompleta, “a medias”.



Sin duda, el pasado más difícil de desarraigar es el de los resentimientos y el dolor; son los “nudos” de rencor. Es innegable que las personas que se liberan de los resentimientos viven mejor que aquellas que se encuentran ancladas a este. Obsérvese como los niños, cuando entran en conflicto entre sí, expresan el enojo y este se evapora. Los niños no guardan resentimientos; esto lo aprenden después (generalmente de sus padres) por ello viven y duermen tan plácidamente, porque no “cargan” con el costal de los resentimientos. El secreto para pasarla bien en la vida es dejar que lo que pasa, pase...
Pero con frecuencia, los acontecimientos indeseables no pasan, se quedan y, por lo tanto vivimos anclados al pasado. Dejar que lo pasado, pase… significa también perdonarse a sí mismo. Cuando uno se reconcilia con el pasado, el principal beneficiado es uno mismo.

VIVIR EN EL PRESENTE

La autoestima se valora en el presente, no en el futuro. Sólo el presente es real. El “cáncer del futuro” consume irremediablemente el momento presente, el único presente que puede ser vivido es el AQUÍ Y AHORA.


Muchas veces vivimos esperando “cuando me case” “cuando él o ella cambie” “cuando la situación mejore” “cuando tenga el trabajo de mis sueños” y entonces seremos felices, esperar siempre es no saber reconocerse. Es el drama de las personas que no llegan a vivir porque siempre se están preparando para poder vivir. 

Una persona que se valora, valora también su tiempo presente, porque el tiempo es un recurso no renovable, el tiempo presente es el único real. ¿Estamos completamente “vivos en vida” (en el presente) o “medio muertos” (en el futuro)?

SER ASERTIVOS

La asertividad consiste en ser capaz de pedir lo que uno necesita, decir lo que a uno le gusta o no y expresar lo que uno siente… de modo conveniente y en el momento oportuno. Es decir, es tan importante el qué (lo que decimos o pedimos) como el cómo (la manera en que lo pedimos).
Es expresar lo que uno desea o no desea hacer, siendo considerado con todos los demás. La asertividad tiene que ver con la autoestima, con la propia valoración de sí mismo y de su tiempo.

Algunos ejemplos de NO ser asertivo:
  • El compañero de trabajo se sienta a platicar dos horas de cosas sin importancia y YO no soy capaz de terminar esa conversación aunque tengo cosas más importantes que hacer (desperdicio mi tiempo).
  • La visita inoportuna a la que YO no le puedo decir que tengo que estudiar para mi examen, y ¡se queda toda la tarde!
  • Comerse la sopa fría en el restaurante, para no “molestar” o “incomodar” al mesero… o darle propina a pesar del mal servicio. 

Una buena manera de recuperar áreas de la autoestima consiste en proponerse metas concretas de asertividad y cumplirlas. Cada quien puede, desde luego, elaborar sus propias metas. Algunos ejemplos:
  • No permitir que una persona se introduzca a la fila cuando se está esperando a ser atendido, a menos que se dé una buena explicación.
  • Ante un error, no llamarse “tonto”… ni permitir que otro lo haga.
  • No permitir que otros me griten y que me pidan las cosas “por favor” y den las gracias… (claro que yo debo de hacerlo también.
El resultado que uno obtiene generalmente va de acuerdo con la intención puesta; si pedimos algo con actitud de mando, logramos irritación; si lo hacemos suplicando, obtenemos menosprecio; si lo pedimos con dignidad y asertividad, obtenemos algo concreto y digno.

VIVIR VALORES


















Con frecuencia se escuchan comentarios de que “ya no existen los valores” o “se están perdiendo los valores”. Vale la pena preguntarse: ¿Cuáles son mis valores? ¿Qué es valioso para mí? ¿Vivo de acuerdo con mis valores?

Sin duda, y sin darnos cuenta, convertimos en algo muy valioso las cosas, más que a las personas. Dar importancia a lo importante y vivir en consecuencia es una forma de restaurar la autoestima, al vivir valores estamos satisfaciendo nuestras necesidades, algunos ejemplos:
  1. Vivir con el valor de las responsabilidad en el trabajo y en la familia (responder por lo que se hace).
  2. Vivir con el valor de la tolerancia, hacia mí mismo y hacia los demás. 
  3. Aprender a escuchar, dejando de hablar y permitiendo que los otros (pareja, hijos, amigos…) puedan expresarse (aunque el niño tenga solo 2 años se le puede escuchar). 
Cada quien debe definir los valores que quiere vivir, esa es una tarea personal. El aspecto más importante de vivir valores es el siguiente: SI UNO SE CONSIDERA UNA PERSONA VALIOSA lo que uno diga y haga debe, en consecuencia, ser valioso.

AUTOACEPTACIÓN











Lo que no me gusta de mi lo convierto en mi enemigo; si no me gusta mi nariz, la edad o mi cara, convierto esas partes de mi en mis enemigas y estoy en guerra conmigo mismo. ¡Es la guerra dentro de mí! O bien, tiendo a proyectar esas partes desagradables de mí en los demás: “!que señora tan terca; me irrita¡” ¿Por qué me tiene que irritar que otra persona sea terca, si no es porque veo reflejada en ella mi propia terquedad?

También podemos estar en guerra con el transito, con el tiempo, el calor, las cosas… y convertimos todo eso en enemigos.
Sin duda es más difícil aceptarse que cambiarse… y más difícil aún es aceptar a los demás, en esa parte desagradable que tienen, que es justamente en la que nos vemos reflejados. Si me molesta el ser introvertido o callado, fácilmente puedo irritarme contra mi hijo “por ser tan tímido”.

DEDICARSE TIEMPO

Tener un tiempo para uno mismo, dedicarse un tiempo que reconstruya la autoestima, realizar alguna actividad que lo haga a uno sentirse bien (la lectura, hacer ejercicio, andar en bicicleta, disfrutar de mi música favorita) o simplemente disfrutar de no hacer nada por un rato, estar en paz, saber estar en silencio (un ocio sano como sentarse una hora en una mecedora a descansar, practicar la meditación, etc.)
Este es un aprendizaje muy importante: el aprender a ESTAR SOLO, es decir, con uno mismo. “La soledad es compañía”.













miércoles, 28 de agosto de 2013

Carta a mi terapeuta



Durante varios años tuve la sensación de olvidar de manera permanente, de como los momentos que se convierten en tiempo pasado se van borrando de mi memoria, al menos los detalles, como si me hubiera hecho el hábito de olvidar a cada paso, olvidando que olvido. En cierto sentido saber que cerraba las puertas de la memoria me hizo conversar con mi terapeuta "joven colega de ojos amplios y agudas palabras", esto ayudó a remover algunas piedras que cubrían el pasado, así procedí a reconstruir un poco de historia a partir de pinturas rupestres, a cada paso que dí pude comprender el comportamiento presente. Entonces entré a los terrenos que me prohibieron recordar los viejos fantasmas, los miedos, las tristezas, los momentos que marcaron la piel y el corazón de cualquier persona (mi persona), y aunque no era la primera vez que intentaba reconciliar las raíces, me pareció infinitamente más fructífero el momento actual, los años no pasan en vano (o pasan demasiado rápido).

Atravesé la lejana infancia donde ambivalentes sentimientos fueron traídos a cenar, los polvos y las miradas desamparadas de un lugar sin tiempo, caminé por las veredas que no llevan a ninguna parte, solo a la seguridad de la madriguera, donde los adolescentes comparten su miedo de ser tragados por el mundo en luna llena. Observé el desfiladero hondo y profundo de los riesgos no tomados, el viejo paraje donde se marchitaron los sueños, las musas y las melodías. Sentí en lo profundo los atardeceres donde apacible se esperan los tiempos mejores. Compartí de nuevo las risas, el llanto y la despedida con los seres que fueron parte de esa ciudad amurallada y en llamas. Comprendí los cambios pequeños e imperceptibles y los grandes e irremediables. Perdoné a mis demonios empezando conmigo mismo y respiré profundo antes de seguir mi camino.

Al cabo de un tiempo, mi terapeuta dijo: "es una historia digna de contar, de sentirse orgulloso, pues pese a la tormenta sigues aquí, no se cómo pero lo lograste, eres un sobreviviente..." lo tomé como un cumplido de resiliencia y lo memoricé por si acaso.

El tiempo pasado cobró estructura, se hizo real y tangible, con sabias cicatrices, como un libro de cuentos que yace disponible para un día adentrarse en sus historias y aprender de él. Hoy antes de seguir mi camino reconozco los capítulos que he leído de mi mismo y aunque no los he entendido todos, se que al volver a leer encontraré más tesoros.

Procuro no pensar demasiado el presente, sino utilizar la mente con su complejidad y disfrutar los placeres simples, las amistades verdaderas, procuro pensar fuera de la cabeza y sentir dentro del cuerpo, me pongo a imaginar que escribo todos los días. Para el futuro y antes de seguir mi camino; abro mis brazos como las ramas de un árbol y empiezo como finaliza Saramago: "Hacia la hora del mediodía, con la marea, La Isla Desconocida se hizo por fin a la mar, a la búsqueda de sí misma".

A mi terapeuta.

martes, 27 de agosto de 2013

El consumo te consume

Consumisno, crédito, América latina

El escritor F. Scott Fitzgerald decía del alcohol: “primero, te tomas un trago, luego el trago se toma un trago, luego el trago te toma a ti”. Lo mismo podríamos decir sobre el consumo. En particular, sobre el consumo conspicuo, que busca y genera estatus y reconocimiento social. Es parte natural de la historia de las clases medias desde que Max Weber describía sobre los modales de la nueva burguesía alemana y Thorstein Veblen retrataba los excesos del consumismo americano hace más de un siglo. En las próximas semanas y meses el consumo estará en los titulares prensa en nuestra región. Repasemos los motivos.

La espiral del consumo

Primero, algunos datos. El consumo es el motor de las economías latinoamericanas. Contabiliza el 59% del PIB en Brasil, 66%  en Mexico, 69% en Chile, 77% en  Honduras y 88% en República Dominicana.  No solo que pesa mucho, sino que es el dínamo de crecimiento en la región. Durante la última década –a pesar de vaivenes de crecimiento– el consumo se mantuvo a flote. Contabiliza hoy más de dos tercios del crecimiento económico de Brasil, de México y de Chile del último año.

El consumo también redundó en una significativa reducción de la pobreza y la emergencia de estratos medios en la región. El medio emergente se debe a mercados laborales dinámicos, a su vez alimentados por consumo de estos mismos estratos. Hoy, el grupo más grande de la población en la región ya no es “pobre” en el sentido estadístico, sino “vulnerable”, inserto en mercados laborales precarios pero con más ingreso y más poder adquisitivo que antes.

Segundo, una preocupación. El consumo está íntimamente ligado a condiciones de alta liquidez, crédito fácil y endeudamiento de los hogares. La deuda acumulada por los hogares se disparó en toda la región. De acuerdo a datos de Morgan Stanley, los hogares chilenos tienen una deuda equivalente a más del 60% de su ingreso disponible. Los hogares brasileños siguen con algo más del 30%; Perú y Colombia con algo menos del 30%.  A nivel macro, préstamos para la compra de vivienda siguen siendo el crédito de mayor peso; en Chile supone cerca del 20% del PIB, en Colombia y México se acerca al 10%. La excepción importante es Brasil donde el crédito de consumo es cercano a 20% del PIB –y supone el 80% de todo el crédito que va dirigido a hogares.

Composición del crédito a hogares –países de América Latina



Fuente: Fondo Monetario Internacional, 2013

El fin del boom

Noticias del “fin del boom latinoamericano” son prematuras, pero la caída de los precios de commodities que sostiene la alta liquidez de nuestras economías ya es innegable. La depreciación gradual de nuestras monedas, aumentos en las tasas de interés y pérdida de reservas internacionales son parte de un proceso de amortiguamiento de este declive. Ya lo vemos en Brasil, con aumentos en tasas de interés, y lo vemos en todos los países con la salida de capital en las últimas semanas.

¿Cómo afectará esto al consumo? El problema con el fin del boom es lo que no conocemos: la secuencia de la desaceleración y el impacto sobre grupos vulnerables. Y es que el proceso de deflación de un boom no es simplemente el proceso de aceleración en reversa. Depende de las decisiones de millones de agentes económicos y de las reacciones de autoridades de ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales. Dos circuitos son conocidos en la literatura.

El circuito “¡alto, pare!”. En la literatura se denomina sudden stop. Si las salidas de capital no son contrarrestadas por el Banco Central –si las autoridades no intervienen, aumentando tasas de interés, depreciando el tipo de cambio y/o perdiendo reservas internacionales, veremos una gradual “compresión” que habitualmente termina en devaluación dolorosa. América Latina ya tiene mucha experiencia con este circuito. Si se profundiza la desaceleración, se empiezan a poner nerviosos los prestamistas porque se van secando las fuentes de crédito y se van poniendo nerviosos los depositantes porque el sistema financiero se paraliza.

El circuito “susto pasajero”. Una alternativa es que el bajón parcial de los precios de los commodities sea pasajero –y acompañe un modesto crecimiento chino en los próximos años. Algo de esto emerge del análisis de mercados de los commodities de las últimas semanas. Los factores de demanda en Asia siguen siendo significativos. El efecto reciente de “salida de los commodities” de los mercados financieros depende aún de decisiones monetarias en EEUU y la Eurozona en los próximos meses.

Impactos sobre la pobreza

Desde el enfoque de desarrollo humano, lo que más preocupa es el impacto sobre la pobreza. Los mecanismos de desaceleración tienden a empezar en los mercados financieros (el crédito se va contrayendo) y toman un tiempo hasta afectar sectores líderes de la economía real (construcción, materiales de construcción) que eventualmente redundan en bajones de consumo y caídas en empleo (servicios que dependen del consumo: alimentos, comercio, recreación).  Ninguna de estas caídas es automática ni está predeterminada. Dependen de las decisiones de política pública que pueden y deben contrarrestarlas.

Los impactos, por supuesto, trascienden lo material. Una encuesta en EEUU preguntaba a una muestra de individuos cuales son los temas sobre los cuales prefieren no hablar con alguien que acaban de conocer: el “monto de mi deuda en la tarjeta de crédito” es el mayor tema tabú con un 81%. Le siguen “detalles de mi vida amorosa” 81%; “mi salario mensual” 77%; “problemas de salud”; 72% y “mi peso” 50%. Estoy convencido que los resultados de una encuesta semejante en América Latina no daría para tanto. Sin embargo, la deificación del dinero fácil preocupa; en estos tiempos turbulentos, que el consumo no nos consuma.

Fuente: Blog Humanum

lunes, 12 de agosto de 2013

Lidiar con el estrés del regreso a clases



Los padres tienen mucho en que pensar: los pagos de la hipoteca, la salud, el cuidado de los padres ancianos, criar a los niños, sólo para nombrar unos pocos. Al acercarse el nuevo año escolar, se enfrentan a estresantes adicionales - el pago de suministros de regreso a la escuela, ropa y posiblemente matrícula.

Muchos padres también pueden estar preocupados por sus hijos al entrar a una nueva escuela, el cambio de zona de la nueva escuela, un año académico más riguroso o hacer frente a situaciones sociales difíciles. A menudo, el miedo a lo desconocido - compañeros de clase, profesores, la nueva escuela - es el más estresante para todos los miembros de la familia, ya sean los niños saltando en el autobús escolar o sus padres que tienen que decir adiós.

"El final del verano y el comienzo de un nuevo año escolar puede ser un momento estresante para los padres y los niños", dice la psicóloga Lynn Bufka, PhD. "Al tratar de gestionar el trabajo y el hogar, los padres a veces pueden pasar por alto los sentimientos de nerviosismo o ansiedad de sus hijos cuando comienza la escuela. Trabajar con sus hijos para aumentar la resiliencia y gestionar sus emociones puede ser beneficioso para la salud psicológica de toda la familia ".

Afortunadamente, los niños son muy capaces de hacer frente a los cambios y los padres pueden ayudar en el proceso, proporcionando un entorno que fomente la capacidad de recuperación y los anima a compartir y expresar sus sentimientos acerca de regresar a la escuela.

APA ofrece los siguientes consejos de regreso a la escuela:

  1. Practique el primer día de rutina de la escuela: Entre en una rutina antes de la primera semana de clases, ayudará a aliviar el impacto de despertarse temprano. La organización de la dinámica escolar - mochila, carpeta, caja de almuerzo o el dinero para la cafetería - le ayudará a hacer la primera mañana sin problemas. Tener comidas saludables, pero agradables para los niños ayudará a tenerlos con energía durante todo el día. Además, caminar por el edificio y la clase de su hijo le ayudará a aliviar la ansiedad de lo desconocido.
  2. Conozca a sus vecinos: Si su hijo está comenzando en una nueva escuela, camine alrededor de la cuadra y conozca a los niños del barrio. Trate de establecer una cita para jugar, averigüe donde pasan el rato los niños del barrio, al igual que los lugares comunitarios, centro de recreación o parques.
  3. Hable con su hijo: Pida a sus hijos que hablen sobre sus temores o preocupaciones acerca de ir a la escuela les ayudará a compartir su carga. Pregunte qué les gustaba de su escuela o grado anterior y ver cómo las cosas positivas se pueden incorporar en su nueva experiencia.
  4. Empatice con sus hijos: El cambio puede ser difícil, pero también apasionante. Deje que sus hijos sepan que usted está enterado de lo que está pasando y que va a estar allí para ayudar en el proceso. Los nervios son normales, pero ponen de manifiesto que no todo lo que es diferente es necesariamente malo. Es importante alentar a los niños a enfrentar sus miedos en lugar de caer en la trampa de fomentar la evasión.
  5. Cómo participar y pedir ayuda: El conocimiento de la escuela y la comunidad nos ayuda a entender mejor el entorno del niño y de la transición que él o ella está experimentando. Los miembros de la comunidad y la escuela pueden ser de apoyo para usted y su hijo. Si siente que el estrés del año escolar es demasiado para usted y su hijo, busque el consejo experto de un profesional de salud mental, como un psicólogo, le ayudará a gestionar mejor y sobrellevar la situación.

Un agradecimiento especial a la Dra. Mary Alvord por su ayuda con este artículo.

El texto completo de los artículos del Centro de asistencia de APA puede ser reproducido y distribuido con fines no comerciales con la financiación otorgada a la Asociación Americana de Psicología. Las reproducciones electrónicas deben enlazar con el artículo original en el Centro de asistencia de APA. Cualquier excepción a esto, incluyendo extracción de partes paráfrasis o reproducción de una obra comercial, deberán ser presentadas por escrito a la APA. Imágenes del Centro de asistencia de APA no puede ser reproducido.

Fuente: APA

jueves, 8 de agosto de 2013

La OMS publica unas directrices sobre la atención de salud mental tras los eventos traumáticos



Nuevo protocolo y directrices clínicas para dispensar una atención de salud mental eficaz a adultos y niños expuestos a traumas o a la pérdida de seres queridos.
GINEBRA | 6 DE AGOSTO DE 2013 - La Organización Mundial de la Salud publica hoy un nuevo protocolo y directrices clínicas destinados a los trabajadores sanitarios para el tratamiento de las repercusiones de los traumas y la pérdida de seres queridos en la salud mental.

Los trastornos mentales son un problema frecuente, discapacitante y por lo general no tratado, lo que llevó en 2008 a desarrollar el Programa de Acción Mundial en Salud Mental (mhGAP), concebido al objeto de expandir la atención para los trastornos mentales, neurológicos y por uso de sustancias mediante protocolos terapéuticos sencillos que pueden ser aplicados por los médicos y enfermeras de atención primaria.

La OMS amplía ahora sus objetivos incluyendo la atención para el trastorno de estrés postraumático (TEPT), el estrés agudo y el duelo como parte de ese programa mundial.

"Hemos recibido numerosas peticiones de orientación para ofrecer atención de salud mental a las personas que acaban de sufrir eventos traumáticos o la pérdida de seres queridos", ha dicho el Dr. Oleg Chestnov, Subdirector General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. “Los profesionales de la atención primaria podrán ofrecer ahora apoyo básico fundamentado en la mejor evidencia disponible. Aprenderán así también a derivar a los pacientes que necesiten un tratamiento más avanzado".

Los eventos traumáticos y la pérdida de seres queridos son frecuentes en la vida. En un estudio de la OMS llevado a cabo en 21 países, más del 10% de los encuestados declararon que habían sido testigos de actos de violencia (21,8%) o habían sufrido violencia interpersonal (18,8%), accidentes (17,7%), exposición a conflictos bélicos (16,2%) o eventos traumáticos relacionados con seres queridos (12,5%). Se estima en el estudio que un 3,6% de la población mundial ha sufrido un trastorno de estrés postraumático (TEPT) en el último año.

Con el nuevo protocolo, publicado conjuntamente con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el personal de atención primaria puede ofrecer apoyo psicosocial básico a los refugiados y a las personas expuestas a traumas o a la pérdida de seres queridos en otras situaciones.

El tipo de apoyo ofrecido abarca los primeros auxilios psicológicos, la gestión del estrés, y la ayuda a los afectados para enseñarles métodos de afrontamiento positivos y posibilidades de apoyo social, o reforzarlos en su caso.

Además, ante los afectados por el trastorno de estrés postraumático, debe considerarse la posibilidad de derivarlos para que reciban tratamiento avanzado, como por ejemplo terapia cognitivo-conductual o una nueva técnica conocida como desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR). Estas técnicas ayudan a las personas a atenuar los recuerdos vívidos, reiterados y no deseados de eventos traumáticos. Se recomienda una mayor capacitación y supervisión para ampliar las posibilidades de acceso a esos métodos.

Además se pone en guardia al personal de atención primaria frente a algunos tratamientos demasiado corrientes. Por ejemplo, las benzodiacepinas, fármacos contra la ansiedad, son una opción que debe evitarse para aliviar los síntomas de estrés traumático agudo y los problemas de insomnio durante el mes siguiente al evento potencialmente traumático.

"El TEPT debe tratarse paralelamente a otros posibles trastornos mentales", señala el Dr. Mark van Ommeren, investigador del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS. "Este nuevo y sencillo protocolo de tratamiento OMS/ACNUR servirá de orientación para trabajadores sanitarios de todo el mundo que han de ayudar a adultos y niños afectados por dolencias específicamente relacionadas con el estrés." Las nuevas directrices y protocolo se han publicado hoy en un artículo aparecido en The Journal of the American Medical Association.

Tanto el protocolo clínico del mhGAP sobre la evaluación y el tratamiento de las enfermedades específicamente relacionadas con el estrés como las directrices de la OMS en que se basa el módulo pueden consultarse en este enlace.


Información adicional:

No hay datos que demuestren que las benzodiacepinas, un medicamento común contra la ansiedad, alivien los síntomas de estrés postraumático tras un evento potencialmente traumático reciente; de hecho, pueden retrasar la recuperación tras ese tipo de eventos.

Los principales motivos de preocupación en torno al uso de las benzodiacepinas son que muchas personas desarrollan tolerancia a sus efectos, apenas obtienen beneficio terapéutico cuando las consumen de forma crónica, se vuelven dependientes de ellas y sufren un síndrome de abstinencia al dejar de tomarlas.

En consecuencia, la recomendación de la OMS es que no se ofrezcan benzodiacepinas a los adultos para mitigar los síntomas de estrés traumático agudo asociados a un deterioro importante del funcionamiento diario durante el mes siguiente al evento potencialmente traumático.

En la recomendación de la OMS se señala también que las benzodiacepinas pueden ser útiles para otros trastornos mentales.

Fuente: Organización Panamericana de la Salud

Para más información, puede ponerse en contacto con:
Daniel Epstein
Responsable de Comunicación
Organización Mundial de la Salud
Oficina: 41 22 791 4458
Móvil: 41 79 475 5536
epsteind@who.int
Fadéla Chaib
Responsable de Comunicación / Portavoz de la OMS
Organización Mundial de la Salud
Tel.: +41227913228
Móvil: +41794755556
chaibf@who.int
Última actualización el Martes 06 de Agosto de 2013 15:42

lunes, 5 de agosto de 2013

Semana Mundial de la Lactancia Materna

Del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, destinada a fomentar la lactancia materna, o natural, y a mejorar la salud de los bebés de todo el mundo. La lactancia natural es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita.

La OMS la recomienda como modo exclusivo de alimentación durante los 6 meses siguientes; a partir de entonces se recomienda seguir con la lactancia materna hasta los 2 años, como mínimo, complementada adecuadamente con otros alimentos inocuos.

Con la Semana Mundial se conmemora la Declaración de Innocenti, formulada por altos cargos de la OMS y el UNICEF en agosto de 1990 con el fin de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.