martes, 23 de diciembre de 2014

Consejos de seguridad y de la salud mental para las fiestas de fin de año




Las fiestas de fin de año son una época muy emocionante para los niños y para ayudarle a que tengan una temporada segura, la American Academy of Pediatrics (AAP) le brinda aquí algunos consejos.

Árboles navideños

  • Cuando adquiere un árbol artificial, busque que la etiqueta indique que es “resistente al fuego”.
  • Cuando adquiera un árbol natural, verifique que esté recién cortado. Un árbol recién cortado es de color verde, las hojas son difíciles de arrancar de las ramas y no se quiebran cuando las dobla entre los dedos. La parte inferior del tronco de un árbol recién cortado (por donde se taló) está pegajosa por la resina, y cuando se golpea el árbol sobre el piso no deben caerse muchas hojas.
  • Cuando traiga un árbol a su hogar, colóquelo lejos de chimeneas, radiadores o calentadores portátiles. Coloque el árbol de tal forma que no obstruya los lugares por donde camina, y no bloquee las entradas.
  • Corte algunas pulgadas (unos 5 centímetros o más) del tronco del árbol para exponer la madera fresca. Esto permite mejor absorción de agua y ayudará a evitar que su árbol se seque y se convierta en un peligro de incendio.
  • Asegúrese de mantener lleno el depósito de agua del soporte porque las habitaciones con calefacción pueden secar los árboles naturales con rapidez.

Luces

  • Revise todas las luces para árbol, incluso si las acaba de adquirir, antes de ponerlas en su árbol. Asegúrese de que todas las bombillas funcionen y de que no haya alambres rotos o descubiertos, portalámparas rotos o conexiones sueltas.
  • Nunca use luces eléctricas sobre un árbol metálico. El árbol puede quedar cargado con electricidad por luces defectuosas y una persona que toque una rama podría electrocutarse.
  • Algunos cables de luces contienen plomo en la base de la bombilla y en el alambre para revestimiento y a veces en grandes cantidades. Asegúrese de que sus luces estén fuera del alcance de niños pequeños que podrían llevárselas a la boca; y lave sus manos después de manipularlas.
  • Antes de usar luces en exteriores, revise las etiquetas a fin de asegurarse de que estén certificadas para uso en exteriores. Para mantener las luces en su lugar, use ganchos o grapas aisladas, no clavos ni tachuelas. Nunca jale las luces para quitarlas.
  • Conecte en circuitos todos los adornos eléctricos para uso en exteriores con interruptores de circuito conectados a tierra con el fin de evitar posibles descargas eléctricas.
  • Apague todas las luces cuando vaya a acostarse o a salir de su hogar. Las luces podrían tener un cortocircuito y empezar un incendio.

Adornos

  • Sólo use materiales no combustibles o resistentes a las llamas para adornar un árbol. Elija oropel o carámbanos artificiales de plástico o metales sin plomo.
  • Nunca use velas encendidas en un árbol o cerca de otros árboles de hoja perenne. Siempre use portavelas resistentes al fuego, y coloque las velas donde no se les pueda derribar.
  • En hogares donde hay niños pequeños, tenga especial cuidado de: evitar adornos afilados, puntiagudos o que puedan romperse; mantener fuera del alcance de los niños los adornos que tengan partes pequeñas que se puedan quitar, a fin de evitar que se traguen o inhalen las piezas pequeñas  evitar adornos que tengan aspecto de dulce o alimento que puedan tentar a un niño de corta edad a comerlos.
  • Use gafas protectoras y guantes para evitar irritación de los ojos y de la piel mientras decora con lana de vidrio “pelo de ángel". Para evitar irritación de los pulmones mientras decora con nieve artificial en aerosol, siga al pie de la letra las instrucciones que vienen en el recipiente.
  • Después de que se abran los regalos, quite de las áreas del árbol y de la chimenea todas las envolturas de papel, bolsas, papel, cintas y lazos. Estos artículos pueden plantear peligros de asfixia para un niño pequeño, o causar un incendio si están cerca de una llama.
  • Mantenga plantas decorativas que pueden ser tóxicas fuera del alance de los niños, incluyendo: bayas de muérdago, bayas o tomatito de Jerusalén y bayas de acebo.

Seguridad de los juguetes

  • Seleccione juguetes idóneos para la edad, las habilidades y el interés del niño para el cual están destinados. Los juguetes demasiado avanzados pueden plantear peligros de seguridad para niños de más corta edad.
  • Antes de comprar un juguete o de permitir a su hijo que juegue con un juguete que ha recibido como regalo, lea detenidamente las instrucciones.
  • Para prevenir tanto quemaduras como descargas eléctricas, no dé a niños de corta edad (de menos de 10 años) un juguete que deba conectarse a una toma de corriente eléctrica. En lugar de eso, adquiera juguetes que funcionan con pilas.
  • Los niños pequeños se pueden asfixiar con partes pequeñas contenidas en juguetes o juegos.
  • Los reglamentos gubernamentales estadounidenses especifican que los juguetes para menores de tres años no pueden tener partes de menos de 3.2 cm (1 1/4 pulgadas) de diámetro y 5.7 cm (2 1/4 pulgadas) de largo.
  • Los niños se pueden enfermar gravemente del estómago o tener problemas intestinales – incluso la muerte – después de tragar pilas tipo botón o imanes. Fuera de los juguetes, las pilas tipo botón suelen usarse con frecuencia en tarjetas musicales de felicitación, controles remotos, audífonos y otros electrodomésticos pequeños. Imanes pequeños y de gran poder se encuentran en muchos hogares en juegos de construcción para niños. Mantenga las pilas tipo botón y los imanes fuera del alcance de los niños de corta edad y llame de inmediato a su proveedor de atención médica si su hijo ha tragado uno de estos.
  • Los niños se pueden asfixiar con globos no inflados o rotos; no permita que los niños menores de 8 años jueguen con ellos.
  • Quite las etiquetas, cordones y los lazos de los juguetes antes de dárselos a niños de corta edad.
  • Vigile los juguetes para jalar que tengan cuerdas de más de 30.5 cm (12 pulgadas) de largo. Podrían ser un peligro de estrangulación para los bebés.
  • Los padres deben guardar los juguetes en un lugar designado, como en un estante o en un baúl para juguetes y mantener los juguetes de niños mayores fuera del alcance de los niños pequeños.

Seguridad de los alimentos

  • Suele haber bacterias en los alimentos crudos. Cocine totalmente las carnes de res, cerdo y ave, y lave meticulosamente las verduras y las frutas crudas.
  • Asegúrese de mantener los líquidos y alimentos calientes lejos de los bordes de mesas de cocina y de comedor, donde las manos exploradoras de un niño de corta edad pueden volcarlos fácilmente. Asegúrese de que los niños pequeños no puedan tener acceso a hornos de microondas.
  • Lávese las manos con frecuencia, y asegúrese de que sus hijos hagan lo mismo.
  • Nunca vuelva a meter a la comida una cuchara que haya usado para probarla; lave antes la cuchara.
  • Siempre mantenga separados los alimentos crudos de los cocidos, y use utensilios separados cuando los prepare.
  • Siempre deshiele la carne en el refrigerador, nunca sobre la mesa de la cocina.
  • Los alimentos que requieren refrigeración nunca deben dejarse a temperatura ambiente durante más de dos horas.                  

Consejos para la salud mental durante las fiestas de fin de año

  • Cuide su bienestar. Así como lo anuncian en un avión: “en caso de una emergencia, póngase su propia máscara de oxígeno primero y después ayude a los niños que viajan con usted a ponérselas”. Los niños responden al tono emocional de los adultos importantes en su vida, así que si controla sus emociones con eficacia, ayuda a sus niños a controlar mejor la suyas también.
  • Haga planes para concentrarse en una cosa a la vez. Intente estrategias para mantenerse "atento" para conseguir un equilibrio entra la prisa y el alboroto de las cosas como ir de compras, cocinar, y las reuniones de la familia durante los días de fiesta: deténgase y preste atención a lo que está sucediendo en el momento, enfoque su atención en una cosa, percátese de cómo se está sintiendo en ese momento, evite emitir juicios de inmediato y descubra lo que les está brindando la experiencia.
  • De algo a los demás. Inicie una nueva tradición para los días festivos dando algo de su tiempo a las familias menos favorecidas, por ejemplo, si su niño tiene la edad suficiente, exhórtelo a que se ofrezca voluntariamente a servir una comida el día de fiesta en un banco de alimentos o en un refugio de su comunidad. Ayude a su niño a escribir una carta a los miembros de las fuerzas armadas estacionados en el extranjero que no podrán estar en sus hogares con su propia familia durante los festivos.
  • Mantenga las mismas rutinas. Aténgase lo más que pueda a los horarios habituales para las comidas y para ir a dormir para reducir el estrés y ayudar a que su niño disfrute más de los días festivos.
  • Mantenga las reglas de su hogar en efecto. ¡Los adultos tienen que continuar pagando las cuentas y los niños tienen que cepillarse los dientes antes de ir a dormir!
  • Enseñe a sus niños las cosas que deben saber para estar preparados para las fiestas con semanas o meses de anticipación. Por ejemplo, si usted planea tener una cena formal, sentados a la mesa, practique por anticipado haciendo una cena formal cada domingo en la noche. 
  • No se sienta obligado a gastar más de la cuenta.  Haga planes para comprar uno o dos regalos en vez de comprarlo todo. Ayude a su niño a hacer su propio regalo para su padre o madre, los abuelos, o para otros adultos y amigos importantes. Lo más probable es que estos regalos sean los más apreciados y le enseñarán a su niño muchas cosas importantes que no se puede comprar con los regalos de un almacén.
  • Lo más importante de todo es que disfruten las fiestas de fin de año y lo que realmente significan, una temporada especial para pasar con la familia. Ya sea que se reuna en familia para hacer cosas como deslizarse en trineos o para jugar a juegos de mesa, o para visitar parientes, vecinos y amigos.
Fuente: 
healthy children:  desarrollado por pediatras.  Respaldado por los padres.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Power Brain

BRAIN POWER: From Neurons to Networks


Es la tercera película de la nube de la serie "Let it Ripple: Mobile Films for Global Change". Están disponibles para la personalización libre para cualquier organización sin fines de lucro que trabaje para hacer una diferencia en el mundo.

Para solicitar una versión personalizada gratuita de esta película por favor escriba a jesse@letitripple.org o visite www.letitripple.org para más información.

Check out the #TEDBook that accompanies this film. Info at: http://www.letitripple.org


La obesidad y la depresión a menudo van de la mano, según un estudio

La naturaleza de la conexión no está clara, pero ambas afecciones pueden tratarse, afirman los expertos

Imagen de noticias HealthDay

La depresión y la obesidad tienden a ir de la mano, informaron las autoridades sanitarias de EE. UU.

La combinación era tan habitual que el 43 por ciento de los adultos con depresión también eran obesos, según el informe. La asociación fue incluso más prevalente para las personas que toman antidepresivos: el 55 por ciento de estos pacientes también eran obesos.

La autora del reporte, Laura Pratt, epidemióloga del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU., no pudo explicar por qué o de qué modo la obesidad y la depresión aparecen relacionadas tan a menudo.

“Solamente estamos describiendo la relación, pero no tenemos todavía ningún dato que nos permita responder al porqué”, dijo.

Los investigadores sí saben que a medida que aumenta la gravedad de la depresión, también aumentan las probabilidades de ser obeso, dijo Pratt. Sin embargo, el estudio no probó que hubiera causalidad.

Además, el sexo y la raza influían en la conexión entre la obesidad y la depresión. Según el informe, las mujeres que sufrían de depresión tenían más probabilidades de ser obesas que las mujeres que no estaban deprimidas, independientemente del grupo de edad.

Además, un número mayor de mujeres blancas que sufrían de depresión eran obesas que las mujeres blancas con un peso normal. Esta relación no se observó en las mujeres negras ni en las de origen mexicano, hallaron los investigadores.

Tony Tang, profesor adjunto en el departamento de psicología de la Universidad de Pensilvania, ofreció algunas teorías sobre la conexión.

“Tanto la depresión como la obesidad tienen un impacto en muchos aspectos de la vida, y su relación es naturalmente compleja. Algunas de las conexiones son obvias: La obesidad puede provocar una autoestima baja, el aislamiento social y problemas de salud estresantes. Todas estas cosas pueden provocar una depresión. La depresión puede llevar a algunos pacientes a darse atracones de comida y a volverse obesos”, dijo.

La relación es bidireccional, indicó Tang. “Muchos aspectos del estilo de vida moderno pueden provocar tanto depresión como obesidad”, dijo.

Por ejemplo, muchas personas pasan horas viendo la televisión en casa a solas, jugando videojuegos, mirando porno en internet o conduciendo para ir al trabajo, actividades en las que no se queman calorías. Estas actividades también aíslan a las personas, dijo Tang.

“El aislamiento social es el factor de riesgo más importante de depresión, porque el respaldo social puede proteger a las personas de otros factores de riesgo de depresión dañinos”, indicó.

Otro vínculo habitual podría ser la dieta, señaló Tang. Comer en exceso y los hábitos alimentarios malsanos pueden aumentar las probabilidades de depresión y obesidad, dijo.

Los medicamentos para la depresión podrían jugar un papel, dijo Tang. “Se sabe que unos pocos antidepresivos populares, como Paxil, provocan aumentos en el peso. Wellbutrin, un tipo distinto de antidepresivo, podría ayudar en la pérdida de peso”, dijo.

Simon Rego, director de entrenamiento en psicología del Centro Médico Montefiore y del Colegio de Medicina Albert Einstein en la ciudad de Nueva York, afirmó que la psicoterapia puede resultar útil.

“En concreto, la terapia conductual, que normalmente enfatiza la activación conductual, podría ser particularmente útil aquí, ya que un componente de la terapia está diseñado para afrontar la inercia al hacer que los pacientes empiecen a programar y a aumentar poco a poco su nivel de actividad, lo que en teoría llevaría a un aumento de sus probabilidades tanto de mejorar su estado de ánimo como de perder peso”, señaló Rego.

Tang añadió que “llevar un estilo de vida más sano, comer alimentos saludables, beber solamente con moderación, pasar menos tiempo delante de la televisión y en internet, y pasar más tiempo haciendo ejercicio puede ayudar a evitar tanto la depresión como la obesidad”.

Fuente: MedlinePlus
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Laura Pratt, Ph.D., epidemiologist, National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Tony Tang, Ph.D., adjunct professor, department of psychology, University of Pennsylvania, Philadelphia; Simon Rego, Psy.D., director of psychology training, Montefiore Medical Center/Albert Einstein College of Medicine, New York City; Oct. 16, 2104, report, Depression and Obesity in the U.S. Adult Household Population, 2005-2010

HealthDay
(c) Derechos de autor 2014, HealthDay

Un viaje a la Psique Humana

Escribe WILLIAM J. KOLE

AniversarioFreud

Aniversario Freud

VIENA-. En el Café Freud, un pintoresco bar a dos cuadras del departamento donde Sigmund Freud buceó en la psiquis humana, un cartel conocido en el mundo entero atrae inmediatamente la mirada.

Es una caricatura de perfil del adusto padre del psicoanálisis, cuya nariz y cejas se funden con la imagen de una mujer desnuda. “Lo que todo hombre tiene en mente“, dice la irónica inscripción, pero la verdadera pregunta podría ser: ¿Qué diría tu mamá?

Alegría y tristeza, soberbia y humor: así es como el mundo visualiza a Freud, cuyo legado aún es objeto de veneración e injurias al cumplirse el 150 aniversario de su muerte.

Por cada seminario académico sobre sus teorías innovadoras acerca de la neurosis, el narcisismo o el complejo de Edipo, hay un chiste de analistas, una escena de Woody Allen o un lapsus linguae freudiano que viene a la mente.

El poeta inglés W.H. Auden lo pronosticó en 1939, al morir Freud, cuando dijo que éste ya “no es una persona sino todo un clima de opinión“.

“Muy pocas personalidades han ejercido un impacto tan fundamental y significativo sobre la historia cultural contemporánea como Sigmund Freud“, dijo el presidente austríaco Heinz Fischer, un estudioso del derecho que siempre lee “con placer” a Freud y es el supervisor oficial de los actos oficiales por el aniversario.

Se está montando una exhibición especial llamada “El diván” en su apartamento de la Berggasse 19, ahora Museo Sigmund Freud. Los planes incluyen exhibiciones de pinturas realizadas por pacientes psiquiátricos, películas y un simposio internacional sobre psicoanálisis.

Su rostro barbudo y meditabundo aparece en las carátulas de revistas que lo comparan con Copérnico y Darwin, un pensador genial que cambió de manera radical la concepción de la mente.

El doctor Peter Kramer, psiquiatra estadounidense que está escribiendo una biografía de Freud, dice en pocas palabras: “Popularizó la psicología“.

Después de Freud, dice, resulta más fácil hablar de sexo y agresión, y sus ideas provocaron una oleada de interés en la realización personal y sexual en las primeras décadas del siglo XX.

Muchas ideas de Freud han sido modificadas o desechadas, y los mismos psicoanalistas difieren en el cuanto al grado en que se atienen a las enseñanzas del maestro. Pero todos adhieren a los conceptos freudianos fundamentales de que la conducta humana obedece a motivaciones inconscientes y que todos tratan de excluir de la conciencia sus motivaciones subyacentes, dijo Elisabeth Young-Bruehl, psicoanalista en Nueva York.

En concreto, la mano de Freud aparece en conceptos tan difundidos como el de que el apoyo a los hijos es tan necesario como la disciplina, o que las experiencias de la infancia tendrán una fuerte influencia en la edad adulta, dijo el psicólogo James Hamsell, de la Universidad de Michigan.

“La sola idea de hablar con un terdos por (Freud)”, dijo Hansell. Aún hoy, “ayuda a decenas de miles de personas“, añadió.

Consumidor de cocaína convencido de que podría tener las propiedades de una panacea, Freud creía que tal vez la terapia con medicamentos llegarían a reemplazar al psicoanálisis. Pero hoy, una no ha reemplazado al otro; más bien, han conformado una sociedad eficaz.

La depresión responde mejor a la terapia cognitiva-conductista combinada con antidepresivos que a las píldoras solamente, dice el doctor Joseph Coyle, psiquiatra de Harvard.

No es psicoanálisis, pero “creo que (Freud) sentó las bases para que los clínicos desarrollaran intervenciones terapéuticas habladas que son muy eficaces“, dijo Coyle.

Algunas de sus obras más conocidas han inspirado a legiones de comediantes y humoristas: el complejo de Edipo, la envidia del pene, la sexualidad infantil, la etapa anal, la interpretación de los sueños.

“Es un chiste conocido que los conductores de taxi en la Argentina leen a Freud, pero es la verdad“, dice Young-Bruehl.

En el Museo Freud de Viena, donde se exhiben su chapa de “Prof. Dr. Freud“, sus diplomas, sombrero y bastón, la tienda vende camisetas con la inscripción “Analízame“.

¿Ofendería esto a Freud? Probablemente no. Sin duda, tenía sentido del humor, como lo revela su conocida frase, “A veces, un puro no es más que un puro“.

Freud no es santo de la devoción de muchas mujeres, a quienes alguna vez calificó de “continente oscuro“.

“Mi abuelo era un hombre bueno y cariñoso, pero no entendía en absoluto la sexualidad de la mujer“, dijo su nieta Sophie Freud, de 82 años -que emigró a Estados Unidos en 1942 y fue asistente social-, entrevistada por el semanario austríaco Profil.

Su actitud hacia la homosexualidad era ambivalente; aunque algunos estudiosos dicen que la consideraba una perversión, en cierta ocasión sostuvo que “sin duda, no es una ventaja, pero no es nada de qué avergonzarse“.

De familia judía, ateo confeso, Freud nació en lo que entonces era el Imperio Austrohúngaro, hoy República Checa, el 6 de mayo de 1856. Pasó la mayor parte de su vida en Viena, pero huyó de la persecución nazi en 1938 y se radicó en Inglaterra, donde murió de cáncer el 23 de septiembre de 1939.

Su afición por los puros fue su perdición. En lo que fue acaso un ejemplo macabro de su propia teoría de la fijación oral, se dice que fumaba una caja por día, incluso después que un tumor maligno obligó a extirparle la mandíbula.

NOTA: El periodista de ciencias Malcolm Ritter contribuyó a esta historia desde Nueva York.

Museo Sigmund Freud: www.freud-museum.at

jueves, 11 de septiembre de 2014

Primer informe de la OMS acerca de la prevención del suicidio

Los suicidios se cobran un costo alto. Más de 800 000 personas mueren cada año por suicidio, y esta es la segunda causa principal de muerte entre personas de 15 a 29 años de edad. Hay indicios de que, por cada adulto que se suicidó, posiblemente más de otros 20 intentaron suicidarse. Los suicidios son prevenibles. Para que las respuestas nacionales sean eficaces, se necesita una estrategia integral multisectorial de prevención.
El objetivo de este informe es priorizar la prevención del suicidio en la agenda global de salud pública, en las políticas públicas y concientizar acerca del suicidio como una cuestión de salud pública.

¿Cómo se puede prevenir el suicidio?

P: ¿Cómo se puede prevenir el suicidio?
R: No se pueden prevenir todos los suicidios, pero sí la mayoría. Tanto a nivel comunitario como nacional, se pueden tomar varias medidas para reducir el riesgo, entre ellas las siguientes:
reducir el acceso a los medios para suicidarse (pesticidas, medicamentos, armas de fuego, etc.); tratar a las personas con trastornos mentales, y en particular a quienes padecen depresión, alcoholismo o esquizofrenia; seguimiento de los pacientes que han cometido intentos de suicidio; fomentar un tratamiento responsable del tema en los medios de comunicación; formar a los profesionales de la atención primaria de salud. 
A un nivel más personal, es importante saber que sólo un escaso número de suicidios se producen sin aviso. La mayoría de los suicidas dan avisos evidentes de sus intenciones. Por consiguiente, deben tomarse en serio todas las amenazas de autolesión. Además, la mayoría de las personas que intentan suicidarse son ambivalentes y no buscan exclusivamente la muerte.
Muchos suicidios se producen en una fase de mejoría, cuando la persona tiene la energía y la voluntad para convertir sus pensamientos desesperados en una acción destructiva. No obstante, una persona que alguna vez haya tratado de suicidarse no tiene por qué estar necesariamente siempre en riesgo. Los pensamientos suicidas pueden reaparecer, pero no son permanentes y en muchos casos no vuelven a reproducirse.
Se calcula que cada año se cometen 800 000 suicidios. Esto significa una muerte cada 40 segundos. El suicidio se encuentra entre las tres primeras causas mundiales de muerte en personas de 15 a 44 años.
Si desea más información sobre la prevención del suicidio consulte:

lunes, 23 de junio de 2014

La arquitectura del cerebro


Las experiencias tempranas afectan el desarrollo de la arquitectura del cerebro, lo que proporciona la base para todo el aprendizaje futuro, el comportamiento y la salud. Así como una base débil compromete la calidad y la fuerza de una casa, las experiencias adversas temprano en la vida pueden alterar la arquitectura del cerebro, con efectos negativos que dura hasta la edad adulta.

Los cerebros se construyen con el tiempo, de abajo hacia arriba.
La arquitectura básica del cerebro se construye a través de un proceso continuo que comienza antes del nacimiento y continúa hasta la edad adulta. simples conexiones neuronales y habilidades forman en primer lugar, seguido de más circuitos y habilidades complejas. En los primeros años de vida, entre 700 y 1.000 nuevas conexiones neuronales se forman cada segundo. Después de este período de rápida proliferación, las conexiones se reducen a través de un proceso llamado poda, lo que permite a los circuitos del cerebro para ser más eficientes.

Las interacciones de los genes y experiencia dan forma al cerebro en desarrollo.
Aunque los genes proporcionan el modelo para la formación de los circuitos cerebrales, estos circuitos son reforzados por el uso repetido. Un ingrediente importante en este proceso de desarrollo es el de dar y devolver la interacción entre los niños y sus padres y otros cuidadores en la familia o la comunidad.  A falta de receptivo cuidado -o si las respuestas no son fiables o inadecuadas- la arquitectura del cerebro no se forma como se esperaba, lo que puede dar lugar a disparidades en el aprendizaje y el comportamiento. En última instancia, los genes y las experiencias trabajan juntos para construir la arquitectura del cerebro.

Las capacidades cognitivas, emocionales y sociales están intrínsecamente entrelazadas a lo largo del curso de la vida.
El cerebro es un órgano altamente integrado y sus múltiples funciones operan en coordinación con los otros. El bienestar emocional y competencia social proporcionan una sólida base para nuevas capacidades cognitivas, y juntos son los ladrillos y el mortero de la arquitectura cerebral. La salud emocional y física, las habilidades sociales y las capacidades cognitivo-lingüísticas que surgen en los primeros años son muy importantes para el éxito en la escuela, el lugar de trabajo y en la comunidad en general.

El estrés tóxico debilita la arquitectura del cerebro en desarrollo, lo que puede conducir a problemas de por vida en el aprendizaje, el comportamiento y la salud física y mental.
Experimentar estrés es una parte importante de un desarrollo saludable. La activación de la respuesta de estrés produce una amplia gama de reacciones fisiológicas que preparan el cuerpo para hacer frente a la amenaza. Sin embargo, cuando estas respuestas permanecen activados en niveles altos durante largos períodos de tiempo, sin relaciones de apoyo para ayudar a calmar ellos, obtenemos como resultado el estrés tóxicoEsto puede poner en peligro el desarrollo de las conexiones neuronales, especialmente en las áreas del cerebro dedicadas a las habilidades de orden superior.

CroppedGraph.jpg

Nunca es demasiado tarde, pero más temprano es mejor

Los primeros años de vida son un tiempo crucial para el desarrollo de los circuitos cerebrales. El cerebro tiene más plasticidad o capacidad de cambio durante este tiempo, lo que significa que es un período de gran oportunidad y alta vulnerabilidad. El impacto de las experiencias sobre el desarrollo del cerebro es mayor durante estos años para bien o para mal. Es más fácil y menos costoso para formar circuitos cerebrales fuertes durante los primeros años de lo que significa una intervención tardía. El cerebro nunca deja de desarrollarse, nunca es demasiado tarde para construir nuevos circuitos neuronales, pero en el establecimiento de una base sólida para la arquitectura del cerebro, más temprano es mejor.

domingo, 15 de junio de 2014

Diego no conocía la mar



















Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.

Viajaron al sur.

Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando.

Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura.

Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre:

"¡Ayúdame a mirar!"

—El Libro de los Abrazos, Eduardo Galeano

miércoles, 11 de junio de 2014

El consumo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos

Alcohol



Datos y cifras

  • Cada año mueren en el mundo 3,3 millones de personas a consecuencia del consumo nocivo de alcohol(1), lo que representa un 5,9% de todas las defunciones.
  • El uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos.
  • En general, el 5,1% de la carga mundial de morbilidad y lesiones es atribuible al consumo de alcohol, calculado en términos de la esperanza de vida ajustada en función de la discapacidad (EVAD).2
  • El consumo de alcohol provoca defunción y discapacidad a una edad relativamente temprana. En el grupo etario de 20 a 39 años, un 25% de las defunciones son atribuibles al consumo de alcohol.
  • Existe una relación causal entre el consumo nocivo de alcohol y una serie de trastornos mentales y comportamentales, además de las enfermedades no transmisibles y los traumatismos.
  • Recientemente se han determinado relaciones causales entre el consumo nocivo y la incidencia de enfermedades infecciosas tales como la tuberculosis y el VIH/Sida.
  • Más allá de las consecuencias sanitarias, el consumo nocivo de alcohol provoca pérdidas sociales y económicas importantes, tanto para las personas como para la sociedad en su conjunto.

Fuente de los datos: Informe Mundial de Situación sobre Alcohol y Salud 2014

El alcohol, sustancia psicoactiva con propiedades causantes de dependencia, se ha utilizado ampliamente en muchas culturas durante siglos. El consumo nocivo de alcohol conlleva una pesada carga social y económica para las sociedades.

El alcohol afecta a las personas y las sociedades de diferentes maneras, y sus efectos están determinados por el volumen de alcohol consumido, los hábitos de consumo y, en raras ocasiones, la calidad del alcohol. En 2012, unos 3,3 millones de defunciones, o sea el 5,9% del total mundial, fueron atribuibles al consumo de alcohol.

Además, el consumo nocivo de alcohol puede perjudicar a otras personas, por ejemplo, familiares, amigos, compañeros de trabajo y desconocidos. Asimismo, el consumo nocivo de alcohol genera una carga sanitaria, social y económica considerable para el conjunto de la sociedad.

El consumo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos. Está asociado con el riesgo de desarrollar problemas de salud tales como trastornos mentales y comportamentales, incluido el alcoholismo, importantes enfermedades no transmisibles tales como la cirrosis hepática, algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, así como traumatismos derivados de la violencia y los accidentes de tránsito.

Recientemente se han establecido relaciones causales entre el consumo nocivo y la incidencia de enfermedades infecciosas tales como la tuberculosis y el VIH/Sida.

El consumo de alcohol por parte de una embarazada puede provocar síndrome alcohólico fetal y complicaciones prenatales. Una proporción importante de la carga de morbilidad y la mortalidad atribuibles al uso nocivo del alcohol corresponde a los traumatismos, sean o no intencionados, en particular los resultantes de accidentes de tránsito, actos de violencia y suicidios.

Los traumatismos mortales atribuibles al consumo de alcohol tienden a afectar a personas relativamente jóvenes.

Factores que influyen en el consumo de alcohol y los daños relacionados con el alcohol

Tanto en el plano individual como en el social, se han identificado diversos factores que influyen en los niveles y hábitos de consumo de alcohol, así como en la magnitud de los problemas relacionados con el alcohol en las comunidades.

Los factores ambientales incluyen el desarrollo económico, la cultura y la disponibilidad de alcohol, así como la globalidad y los niveles de aplicación y cumplimiento de las políticas pertinentes. Para un nivel o hábito de consumo dado las vulnerabilidades de una sociedad podrían tener efectos diferenciales similares a los producidos en diferentes sociedades.

Si bien no existe un único factor de riesgo dominante, cuanto más factores vulnerables converjan en una persona, más probable será que esa persona desarrolle problemas relacionados con el alcohol como consecuencia del consumo de alcohol.

Los efectos del consumo de alcohol sobre los resultados sanitarios crónicos y graves de las poblaciones están determinados, en gran medida, por dos dimensiones del consumo de alcohol separadas, aunque relacionadas, a saber:

  1. el volumen total de alcohol consumido, y
  2. las características de la forma de beber.

El contexto de consumo desempeña un papel importante en la aparición de daños relacionados con el alcohol, en particular los asociados con los efectos sanitarios de la intoxicación alcohólica y también, en muy raras ocasiones, la calidad del alcohol consumido.

El consumo de alcohol puede tener repercusiones no sólo sobre la incidencia de enfermedades, traumatismos y otros trastornos de salud, sino también en la evolución de los trastornos que padecen las personas y en sus resultados.

En lo que respecta a la mortalidad y la morbilidad, así como a los niveles y hábitos de consumo de alcohol, existen diferencias entre los sexos. El porcentaje de defunciones atribuibles al consumo de alcohol entre los hombres asciende al 7,6% de todas las defunciones, comparado con el 4% entre las mujeres.

En 2010, el consumo total de alcohol per cápita en todo el mundo registró un promedio de 21,2 litros de alcohol puro entre los hombres, y 8,9 litros entre las mujeres.

Formas de reducir la carga del consumo nocivo de alcohol

Los problemas sanitarios, de seguridad y socioeconómicos achacables al consumo de alcohol se pueden reducir eficazmente mediante medidas aplicadas al grado, las características y las circunstancias en que se produce la ingestión, así como a los determinantes sociales de la salud.

Compete a los países la responsabilidad principal de formular, aplicar, vigilar y evaluar políticas públicas para disminuir el consumo nocivo de alcohol. Los formuladores de políticas tienen a su disposición un acervo considerable de conocimientos científicos en torno a la eficacia y la coestoeficacia de las siguientes estrategias:

  • regular la comercialización de las bebidas alcohólicas (en particular, la venta a los menores de edad);
  • regular y restringir la disponibilidad de bebidas alcohólicas;
  • promulgar normas apropiadas sobre la conducción de vehículos en estado de ebriedad;
  • reducir la demanda mediante mecanismos tributarios y de fijación de precios;
  • aumentar la sensibilización y el apoyo con respecto a las políticas;
  • proporcionar tratamiento accesible y asequible a las personas que padecen trastornos por abuso del alcohol;
  • poner en práctica programas de tamizaje e intervenciones breves para disminuir el consumo peligroso y nocivo de bebidas alcohólicas.

Respuesta de la OMS

La OMS persigue la finalidad de reducir la carga de morbilidad causada por el consumo nocivo de alcohol y, en consecuencia, salvar vidas, prevenir traumatismos y enfermedades y mejorar el bienestar de las personas, las comunidades y la sociedad en su conjunto.

La OMS pone el acento en la elaboración, comprobación y evaluación de intervenciones rentables contra el consumo nocivo de alcohol, así como en la generación, recopilación y divulgación de información científica acerca del consumo y la dependencia del alcohol con las consecuencias sanitarias y sociales del caso.

En 2010, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó una resolución en la que hace suya la estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol y por la que insta a los países a que fortalezcan las respuestas nacionales a los problemas de salud pública causados por dicho uso.

La estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol representa un compromiso colectivo de los Estados Miembros de la OMS para aplicar constantemente medidas enderezadas a reducir la carga mundial de morbilidad causada por el consumo nocivo. La estrategia incluye políticas e intervenciones de base científica que pueden proteger la salud y salvar vidas si se aplican correctamente.

También incluye una serie de principios por los que debe guiarse la elaboración y ejecución de las políticas; además, establece las esferas prioritarias para la actuación mundial, recomienda objetivos concretos del programa de acción nacional y otorga un sólido mandato a la OMS para que fortalezca las actuaciones a todos los niveles.

Las opciones de política y las intervenciones que pueden aplicarse a escala nacional se pueden agrupar en 10 esferas, que se complementan y apoyan recíprocamente, a saber:

  • liderazgo, concienciación y compromiso;
  • respuesta de los servicios de salud;
  • acción comunitaria;
  • políticas y medidas contra la conducción de vehículos bajo los efectos del alcohol;
  • disponibilidad de alcohol;
  • comercialización y promoción de las bebidas alcohólicas;
  • políticas de fijación de precios;
  • mitigación de las consecuencias negativas del consumo de alcohol y la embriaguez;
  • reducción del impacto en la salud pública del alcohol ilícito y el alcohol de producción informal;
  • seguimiento y vigilancia.
  • La OMS ha establecido el Sistema Mundial de Información sobre el Alcohol y la Salud con el fin de presentar de manera dinámica datos sobre la intensidad y las características diversas del consumo de bebidas alcohólicas, las consecuencias sanitarias y sociales de dicho consumo y las políticas correspondientes a todos los niveles.

La aplicación satisfactoria de la estrategia exigirá la actuación concertada de los países, una gobernanza mundial eficaz y la participación apropiada de los interesados directos. El trabajo conjunto de todas estas partes permitirá reducir las consecuencias negativas del consumo de alcohol sobre la salud humana y la sociedad.

Fuente: Organización Mundial de la Salud

1. La estrategia mundial se refiere sólo a los efectos del consumo de alcohol sobre la salud pública, sin perjuicio alguno para las creencias religiosas y las normas culturales. El concepto de “uso nocivo del alcohol” en ese contexto es diferente del de “uso nocivo del alcohol” como categoría de diagnóstico en la Clasificación de trastornos mentales y del comportamiento de la CIE-10 (OMS, 1992).

2. El año de vida ajustado por discapacidad (AVAD) amplía el concepto de años potenciales de vida perdidos por muerte prematura e incluye los años equivalentes de vida «sana» que se pierden a causa del estado de mala salud o discapacidad.

Repercusión de la nutrición en el neurodesarrollo y la salud neuropsiquiátrica de niños y adolescentes



Repercusión de la nutrición en el neurodesarrollo y la salud neuropsiquiátrica de niños y adolescentes

Nutrition repercussion related to neurodevelopment and the neuropsychiatric health of children and adolescents

Nicolás Garófalo Gómez,I Ana María Gómez García,II José Vargas Díaz,III Lucía Novoa López IV

I Especialista en Neurología. Instructor. Instituto de Neurología y Neurocirugía. La Habana, Cuba.
II Especialista en Psiquiatría Infanto-Juvenil. Profesor Auxiliar. Universidad Médica de La Habana, Cuba.
III Especialista en Pediatría. Profesor Titular. Hospital Pediátrico «Pedro Borras Astorga». La Habana, Cuba.
IV Especialista en Pediatría. Hospital Pediátrico «Pedro Borras Astorga». La Habana, Cuba.

RESUMEN

La desnutrición afecta a millones de niños en el mundo y repercute considerablemente en el desarrollo del sistema nervioso, en el cual provoca alteraciones estructurales y funcionales. El presente estudio busca detallar el papel de la nutrición adecuada en el neurodesarrollo y describir algunas de las consecuencias de la desnutrición en ese proceso.

Palabras clave: Afecciones neuropsiquiátricas, deficiencias nutricionales, desnutrición, manifestaciones clínicas, neurodesarrollo, niños y adolescentes, nutrientes, sistema nervioso central.

ABSTRACT

Malnutrition affects to millions of children in world and has a significant repercussion on nervous system, where it provokes structural and functional alterations. Present paper tries to details the role of an appropriate nutrition in neurodevelopment, and to describe some of malnutrition consequences in this process.

Key words: Neuropsychiatric affections, nutrition deficiencies, malnutrition, clinical manifestations, neurodevelopment, children and adolescents, nutrients, central nervous system.

INTRODUCCIÓN

Desde la época de la medicina clásica, Hipócrates y Galeno, en sus intervenciones terapéuticas, otorgaron a la nutrición un papel fundamental.1 A partir del desarrollo de la ciencia, la nutrición ha pasado a ser considerada un componente esencial para alcanzar y mantener la salud. La determinación del estado nutricional en niños y adolescentes resulta un parámetro imprescindible para su valoración integral y constituye además un indicador de la calidad de vida en cualquier etapa del ciclo vital.

El estado nutricional se puede explorar mediante evaluaciones antropométricas, entre cuyos indicadores el peso y la talla y el índice de masa corporal son los más empleados universalmente.2 La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la desnutrición como «el desbalance celular entre el suministro de nutrientes y energía que el cuerpo demanda para asegurar su crecimiento, su mantenimiento y las diferentes funciones específicas del mismo».3

Según estimados de la OMS, en el mundo existen 350 millones de niños desnutridos y en el 55 % de los 13 millones que fallecen al año, entre 0 y 5 años de edad, está presente la malnutrición. Se han estudiado con precisión las influencias de la desnutrición en el crecimiento y desarrollo de los niños, así como el impacto que esta puede tener en la salud y en la aparición de diferentes enfermedades, dado el importante papel que los diferentes nutrientes desempeñan en los procesos de crecimiento y desarrollo del ser humano, desde los primeros períodos del estadio prenatal.4 La desnutrición proteico-calórica materna constituye uno de los principales factores no genéticos capaces de ocasionar trastornos en el desarrollo del sistema nervioso central (SNC).5

Por los elementos antes señalados y dada la importancia que los factores nutricionales tienen en el desarrollo del SNC y sus alteraciones, así como el papel que pueden desempeñar en la etiología de diferentes afecciones neuropsiquiátricas, nos hemos propuesto realizar la presente revisión.

NUTRICIÓN Y NEURODESARROLLO

Durante el período comprendido entre la concepción y el tercer año de vida posnatal, el encéfalo crece a una velocidad incomparable a cualquier otra etapa del desarrollo. Aunque la secuencia de crecimiento y desarrollo está guiada por la información genética, el resultado final del desarrollo cerebral está determinado por la interacción de esa información genética con factores ambientales.6 El desarrollo cerebral normal depende de un período de gestación adecuado y de la disponibilidad de oxígeno, proteínas, energía y micronutrientes, así como la estimulación sensorial y la actividad e interacción social luego del nacimiento del niño. La privación de algunas de las condiciones antes mencionadas, o la exposición a tóxicos como el alcohol, el tabaco, a infecciones prenatales o alteraciones metabólicas, pueden ocasionar trastornos en el normal desarrollo del encéfalo. La extensión del daño depende mucho del momento en que ocurre la agresión al sistema nervioso y el tiempo en que dicho proceso esté afectando al organismo en crecimiento y desarrollo.7

La desnutrición materna durante el embarazo, medida a través del bajo peso materno para la talla y además por la poca ganancia de peso durante el embarazo, han sido estrechamente vinculadas con pobres resultados al nacimiento. Los niños nacidos en estas condiciones suelen presentar bajo peso al nacer, una circunferencia cefálica pequeña y menor peso cerebral, comparado con los niños nacidos a término sanos. Estos niños suelen tener retardos cognitivos posteriores.8

La lactancia materna exclusiva desempeña una función vital en todos los niños, más en estos niños con problemas nutricionales prenatales, quienes suelen beneficiarse mucho de la lactancia materna y pueden en gran medida recuperar las funciones normales cerebrales. Importantes nutrientes, como los ácidos grasos, se encuentran solo en la leche materna, y desempeñan un papel clave en la recuperación y desarrollo cerebral normal.9

Investigaciones realizadas en niños prematuros, han demostrado que aquellos que recibieron lactancia materna exclusiva, presentaron índices de coeficiente de inteligencia ocho puntos superiores a aquellos prematuros alimentados con fórmulas infantiles.10 Los niños que sufren grave desnutrición proteica energética (DPE) pueden presentar disminución del crecimiento cerebral y de la producción de neurotransmisores. Además, se afecta el proceso de mielinización nerviosa, lo cual provoca una disminución de la velocidad de conducción nerviosa. Las células más afectadas son las neuronas y las células productoras de mielina. Se puede producir degeneración axonal además de la desmielinización.11

El cerebro no se desarrolla uniformemente durante la vida fetal y neonatal. Este crecimiento tiene estadios característicos y bien definidos, tanto desde el punto de vista anatómico como bioquímico.

La neurogénesis alcanza su pico en las 14 semanas de gestación y a las 25 semanas prácticamente ha completado su proceso, cuando está presente el número total de neuronas adultas.12 Descubrimientos recientes en mamíferos apuntan a que existe un período limitado de vulnerabilidad a la malnutrición. Durante dicho período el daño cerebral inducido por la malnutrición puede tener un efecto limitante del potencial de neurodesarrollo. Hasta hace pocos años se consideraba que las alteraciones provocadas por la malnutrición eran irreversibles, lo cual ha sido refutado por recientes informaciones que han mostrado que el cerebro puede tener una marcada recuperación de los daños producidos por la malnutrición temprana.13 Las anormalidades persistentes incluyen un número reducido de dendritas corticales en las sinapsis espinales, la reducción de la mielina cerebral y el incremento de las mitocondrias en las neuronas corticales. O'Donnell y cols.14 describen que en lactantes con malnutrición grave, se han detectado dendritas apicales cortas, pocas espinas y anomalías en las espinas dendríticas, y que las alteraciones de los neurotransmisores parecen persistir independientemente de la recuperación nutricional. Entre los recién nacidos con crecimiento intrauterino retardado (CIUR), solo los que hayan presentado pobre crecimiento cefálico intrauterino presentarán retardo del neurodesarrollo en la etapa de lactante.

La exposición a deficiencias nutricionales durante la etapa fetal puede ser un factor de riesgo para el desarrollo de determinadas afecciones psiquiátricas como la esquizofrenia y el trastorno bipolar.15 El cerebelo puede ser la estructura del SNC más vulnerable a la malnutrición temprana. Algunas de las anomalías cerebelosas son irreversibles, como la reducción de gránulos.16

Los trastornos del desarrollo del SNC en la primera mitad del embarazo afectan la citogénesis y la histogénesis. En la segunda mitad de la gestación y en el período posnatal se alteran los procesos de crecimiento cerebral y de diferenciación celular. La desnutrición prenatal y durante los dos primeros años de vida puede disminuir el crecimiento cerebral. La medida de la circunferencia cefálica constituye el signo clínico más sensible de desnutrición grave en los niños.17

No se conocen con exactitud las cantidades mínimas de nutrientes específicos necesarios para el normal crecimiento y desarrollo cerebral en etapas prenatales, ni tampoco se conoce qué grado de malnutrición global es necesario para provocar alteraciones a largo plazo, irreversibles, en las células y las conexiones neuronales.

Existen dos formas clínicas de desnutrición proteico-energética (DPE). La forma de Kwashiorkor es la que se presenta con edema (disminución de proteínas con consumo de calorías normal bajo). La otra forma, el marasmo, se manifiesta con ausencia de edema (disminución del consumo proteico y de calorías).18

En las zonas endémicas de DPE, el uso de suplementos nutricionales a los niños durante los primeros 18 a 24 meses de vida ha ayudado a prevenir parte del retraso cognitivo causado por la pobreza extrema y la desnutrición. Mientras mayor tiempo tome esa intervención y se extienda a aspectos no solo nutricionales sino también educacionales y de salud general, se incrementan las probabilidades de recuperación.19

Los niños con desnutrición crónica presentan con mayor frecuencia trastornos de ansiedad, déficit de atención, déficit cognitivos, trastorno por estrés postraumático, síndrome de fatiga crónica y depresión, entre otras manifestaciones psicopatológicas.20

Un punto adicional son los aminoácidos esenciales, como el triptófano y la tirosina, básicos para la síntesis de los neurotransmisores serotonina, dopamina, norepinefrina y epinefrina.21

La serotonina parece desempeñar un importante rol en el desarrollo cerebral y es un posible modulador de la proliferación celular dentro del neuroepitelio. También interviene en diferentes funciones sensitivas, motoras y de memoria, en combinación con los sistemas colinérgicos.

Una dieta rica en carbohidratos incrementa los niveles cerebrales de triptófano y serotonina y reduce la tirosina, lo cual evidencia la modulación de la dieta en los niveles de neurotransmisores y así podrían explicarse los cambios en el comportamiento observados en situaciones estresantes en pacientes con déficit nutricional.

Existen otros neurotransmisores importantes que tienen aminoácidos como base de su formación, por ejemplo el ácido gamma-amino butírico (GABA), el glutamato y la glicina. En estos casos no se conoce con exactitud la relación de estos con la nutrición, pero diferentes autores describen por qué desempeñan un papel importante en el neurodesarrollo. Estos aminoácidos tienen un efecto neuroprotector y contribuyen a la adecuada organización cerebral.22, 23


Grasas y ácidos grasos esenciales

Excluyendo el tejido adiposo, el cerebro es el órgano del cuerpo con mayor concentración de lípidos. Cerca del 10 % del peso cerebral depende de los lípidos y ellos representan alrededor del 50 % del peso seco del cerebro.24

La síntesis rápida de estructuras lipídicas en el cerebro fetal en crecimiento requiere un suministro adecuado de ácidos grasos esenciales, que no son sintetizados por el organismo. Estos ácidos grasos esenciales deben ser suministrados en un momento oportuno que asegure el desarrollo normal y maduración del sistema nervioso. El tercer trimestre del embarazo es el período en el que el tejido cerebral experimenta la máxima diferenciación celular y una activa sinaptogénesis. Los factores genéticos y nutricionales desempeñan un importante rol en estos procesos.25

La depleción prenatal y perinatal de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (AGPI-CL) puede inducir a alteraciones en el desarrollo de la retina y del cerebro, tanto en animales de experimentación como en seres humanos.26,27 Algunos autores reportan mejoría clínica en pacientes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad, y otros trastornos disruptivos, al incluir en su tratamiento suplementos dietéticos de AGPI-CL.28

En los niños con DPE se presentan también deficiencias de micronutrientes, que pueden estar presentes en las madres que lactan. Las deficiencias de micronutrientes más frecuentemente reportadas son de hierro, yodo, folato, vitamina D y vitamina A.29


Deficiencia de ácido fólico

Los folatos intervienen en diferentes fases del metabolismo de nucleótidos y aminoácidos, y aportan moléculas de carbono en estos complejos y diversos procesos. También participan en la síntesis de proteínas, al actuar en el paso de homocisteína a metionina.30

La deficiencia de ácido fólico, las vitaminas B6, B12 y E, así como del ácido pantoténico, se han relacionado con los defectos del cierre del tubo neural (mielomeningocele, encefalocele y anencefalia).31 También se ha descrito que su déficit se asocia a la aparición de otras afecciones, entre estas el síndrome de Down.32 Es un hecho a destacar que en aquellos grupos poblacionales en los que se ha logrado administrar dosis adecuadas de ácido fólico a las mujeres antes de la concepción, y en las etapas iniciales del embarazo, se ha comprobado la disminución significativa de los defectos del cierre del tubo neural.33


Deficiencia de hierro

La deficiencia de hierro es la forma más frecuente de deficiencia nutricional en el mundo. Según estimados de la OMS, la anemia por déficit de hierro (ADH) es la enfermedad de mayor prevalencia en nuestro planeta, con más de 2100 millones de personas afectadas. Se estima que el 25 % de los lactantes del mundo presenta ADH, y es más frecuente en los lactantes y niños pequeños de países subdesarrollados. Existe consenso en que esta afección, durante la etapa de desarrollo cerebral pre y posnatal, constituye un factor de riesgo de elevada peligrosidad, y puede producir alteraciones en diferentes estructuras encefálicas y comprometer diversas funciones cognitivas, motoras y neuropsicológicas.34

La anemia es la última manifestación en aparecer cuando existe deficiencia de hierro. Antes que esta se haga evidente, los depósitos de hierro del organismo se agotan. Las manifestaciones de la deficiencia de hierro se expresan, además de en el retardo del neurodesarrollo ya señalado, en deficiencias inmunológicas, disminución de la fuerza muscular y de la capacidad para la realización de tareas motrices.35 Se ha reportado la recuperación del desarrollo motor y mental en casos que presentaban ADH, después de haber recibido tratamiento con sales de hierro.36


Deficiencia de yodo

La OMS reporta que la deficiencia de yodo (DY) es la principal causa prevenible de retraso mental y daño cerebral en el mundo, y que a su vez es la causa más frecuente de hipotiroidismo congénito. Los datos actuales indican que el período crítico de deficiencia de yodo para el cerebro fetal humano está comprendido entre las 14 y las 27 semanas de gestación. De ahí la importancia de la adecuada ingesta de yodo de la madre gestante. Si la DY se prolonga hasta los dos o tres primeros años de vida, se produce un retraso mental grave, irreversible de no instaurar precozmente un tratamiento sustitutivo en el lactante. De todos los micronutrientes estudiados, la deficiencia de yodo en la etapa intrauterina es la que está directamente relacionada con el retardo del neurodesarrollo.37


Deficiencia de zinc

El reconocimiento de la importancia de este micronutriente en diferentes procesos biológicos y de su repercusión en el mantenimiento de la salud humana, son hechos de reciente aceptación por la comunidad científica internacional. El zinc está distribuido uniformemente por todo el organismo. Su deficiencia se asocia a retardo del desarrollo físico y psicomotor y al aumento de la morbilidad de enfermedades infecciosas durante la infancia. Estas manifestaciones se hacen más marcadas si su déficit se asocia a deficiencia de hierro. En niños con deficiencias mixtas de zinc y de hierro, se logra mejorar los índices de crecimiento al administrarles dosis suplementarias de zinc. Si la administración suplementaria de nutrientes se realiza solo con hierro, se observa mejoría en el crecimiento y en el desarrollo psicomotor. Sin embargo, cuando se administran simultáneamente ambos micronutrientes, no se alcanzan efectos significativos ni en el crecimiento ni en el desarrollo psicomotor.38


Deficiencia de vitamina A

La deficiencia materna de esta vitamina puede condicionar la aparición de hidrocefalia, retardo mental, trastornos en el neurodesarrollo, así como alteraciones en el metabolismo cerebral.39 La pérdida de la visión como consecuencia de deficiencia de vitamina A, constituye la causa más frecuente de ceguera en la infancia, trastorno sensorial que produce gran discapacidad, totalmente prevenible con la administración de suplemento de vitamina A.


Deficiencia de vitamina B1

La pelagra se presenta como una enfermedad sistémica. Es una condición endémica en áreas donde la alimentación básica es a base de cereales como el maíz y con un bajo consumo de proteínas. La respuesta al tratamiento con dietas hiperproteicas y suplementos vitamínicos es rápida y efectiva. En la pelagra, los trastornos del sueño y la intranquilidad, son expresión de una neuropatía dolorosa y quemante. Si el daño neurológico es ligero, la recuperación completa es posible tras la instauración del tratamiento.

En los casos más graves de pelagra, los exámenes histológicos del cerebro demuestran degeneración de las células de Betz de la corteza motora y en menor extensión, de las células de Purkinje en el cerebelo. En la médula espinal se detecta degeneración mielínica y axonal, en las columnas posteriores y en los haces piramidales y espinocerebelosos. Es frecuente además la desmielinización de los nervios periféricos.

Las manifestaciones clínicas de la pelagra en los niños son menos intensas que en los adultos, a pesar de que los infantes se afectan con mayor frecuencia. Los casos con larga evolución tienen alto riesgo de secuelas neurológicas permanentes, entre las que se describen retardo psicomotor, alteraciones del equilibrio y de la marcha, así como problemas del comportamiento y psicológicos.40


Deficiencia de vitamina B6

Se invocan diferentes alteraciones en el neurodesarrollo consecutivas al déficit de piridoxina. La deficiencia de la vitamina B6 en gestantes puede ocasionar alteraciones irreversibles en el comportamiento, así como déficit cognitivos, en su prole. En el estudio realizado por McCullough y cols.41 en una población egipcia, se constató que los hijos de madres con deficiencia de vitamina B6 tuvieron bajo peso, eran muy irritables y algunos presentaron convulsiones en el período neonatal. Otros autores reportan cuadros convulsivos en recién nacidos a cuyas madres se le han administrado dosis elevadas de piridoxina, como medida terapéutica por presentar hiperémesis gravídica. Se considera que estas crisis convulsivas son expresión de una dependencia química a esta vitamina.42


Deficiencia de vitamina B12

Algunos investigadores reportan que la deficiencia de esta vitamina durante el embarazo puede ocasionar la muerte del feto durante la vida intrauterina y producir alteraciones en el neurodesarrollo.43 Se han reportado alteraciones en los ganglios basales y la vía piramidal en hijos nacidos de madres con graves deficiencias de esta vitamina durante la gestación.44 Las principales manifestaciones clínicas en estos niños incluyen retardo del neurodesarrollo, fallo de crecimiento, letargia, irritabilidad, crisis epilépticas e hiperreflexia osteotendinosa asociada a hipotonía muscular.


Deficiencia de vitamina C

La vitamina C se encuentra distribuida por todo el organismo. Alcanza elevadas concentraciones en las terminaciones nerviosas del cerebro. Su concentración en el SNC solo es superada por la registrada en las glándulas suprarrenales.45 La deficiencia de vitamina C repercute en el metabolismo del ácido fólico, y ocasiona las manifestaciones clínicas propias de la deficiencia de este descritas anteriormente. La absorción de hierro se compromete ante la deficiencia del ácido ascórbico, lo cual favorece la aparición de anemia ferropénica. La intervención de la vitamina C en los procesos metabólicos de nutrientes, como el hierro y el ácido fólico, indican que el papel de esta vitamina en el neurodesarrollo, y las alteraciones de este, puede ser más activo de lo que hasta el momento se conoce. No se puede dejar de mencionar, además, las propiedades antioxidantes que posee este micronutriente. Estas propiedades le confieren posibilidades a la vitamina C para que intervenga en otros procesos del neurodesarrollo, desde los estadios prenatales.


Deficiencia de vitamina D

Se ha comprobado la importancia de esta vitamina en el neurodesarrollo.46 Su deficiencia durante la etapa prenatal se asocia a alteraciones en determinadas estructuras del SNC, al disminuir la expresión de algunos genes involucrados en el crecimiento del cerebro y del cerebelo. Otros investigadores reportan que su déficit durante la etapa prenatal incrementa la vulnerabilidad para la aparición de psicosis esquizofrénica en etapas ulteriores del desarrollo fundamentalmente en la adolescencia y juventud, y es más significativo este efecto en sujetos de la raza negra.47


Deficiencia de vitamina E

La vitamina E es un compuesto esencial para el adecuado funcionamiento y formación del sistema nervioso. El déficit de esta vitamina se ha relacionado con ataxia cerebelosa, daño medular cordonal posterior y neuropatías periféricas, lo cual ha sido demostrado en niños que sufren DPE.

La ataxia por déficit aislado de vitamina E es un trastorno genético autosómico recesivo, provocado por una mutación en el gen que codifica para la proteína transportadora de alfatocoferol. Esta es una afección que responde bien a altas dosis de vitamina E, y constituye una de las más importantes causas de ataxias tratables.48


Consideraciones finales

En resumen, con el presente trabajo se ha pretendido revisar un tema poco abordado en el terreno de la neuropediatría: el papel de la nutrición en el desarrollo del sistema nervioso. En el caso de los niños con afecciones neurológicas y neuropsiquiátricas es imprescindible realizar una correcta evaluación nutricional, con vistas a detectar posibles casos secundarios a desnutrición o a déficit de micronutrientes, que pueden en muchos casos ser reversibles con el tratamiento adecuado y oportuno.

Como se ha expuesto anteriormente, se evidencia que los nutrientes desempeñan un importante rol en el desarrollo del sistema nervioso, pero no está bien clara la relación específica de los nutrientes con la evolución del neurodesarrollo.

Fuente: Biblioteca Virtual en Salud Cuba

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Bolet-Astoviza M. Aspectos de la historia del descubrimiento de algunas vitaminas. Rev Cubana Med Gen Integr. [serie en Internet]. 2004;20(4). Disponible en: http://bvs.sld.cu/revistas/mgi/vol20_4_04/mgi12404.htm

2. Valdés Martín S, Gómez Vasallo A. Crecimiento y Desarrollo. En: Temas de Pediatría. Cap. 4. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2006. Pp.17-28.

3. WHO. Technical Report Series 916. Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. "Report of a Joint WHO/FAO". Expert Consultation. Geneva; 2003.

4. Black RE, Allen LH, Bhutta ZA, Caulfield LE, de Onis M, Ezzati M, et al. Maternal and Child Undernutrition Study Group. Maternal and child undernutrition: global and regional exposures and health consequences. Lancet. 2008; 371(9608):243-60.

5. Castro-Gago M, Novo-Rodríguez MI, Gómez-Lado C, Eirís-Puñal J. Efecto neuroprotector de los factores dietéticos pre y perinatales sobre el neurodesarrollo. Rev Neurol. 2007;44(Supl 3): S1-10.

6. Ropper AH, Brown RH. Normal development and deviations in development of the Nervous System. En: Adams and Victor's "Principles of Neurology". Eighth Edition. Chapter 28. New York: McGraw-Hill Medical Publishing Division; 2005. Pp. 493-518.

7. Levitsky DA, Strupp BJ. Malnutrition and the brain: changing concepts, changing concerns. J Nutr 1995;125:2212S20S.

8. Bourre JM. The role of nutritional factors on the structure and function of the brain: an update on dietary requirements. Rev Neurol (Paris). 2004;160(8-9):767-92.

9. Carney MWP. Neuropsychiatric disorders associated with nutritional deficiencies. CNS Drugs 1995;3:279.

10. Díaz-Arguelles Ramírez-Corría, V. Deficiencia de ácidos grasos esenciales en el feto y en el recién nacido pretérmino. Rev Cubana Pediatr. 2001;73(1):43-50.

11. Birch HG, Pineiro C, Alcade E. Relation of kwashiorkor in early childhood and intelligence at school age. Pediatr Res. 1971;5:579.

12. Singh M. Role of micronutrients for physical growth and mental development. Indian J Pediatr. 2004;71(1):59-62.

13. Georgieff MK. Nutrition and the developing brain: nutrient priorities and measurement. Am J Clin Nutr. 2007;85(2):614S-20S.

14. O'Donnell AM, Grippo B. Malnutrition, environment and children's development. Vertex. 2004;15(56):130-5.

15. Saugstad LF. From superior adaptation and function to brain dysfunction: the neglect of epigenetic factors. Nutr Health. 2004;18(1):3-27.

16. Ropper AH. Brown RH. Normal Development and deviations in development of the Nervous System. En: Adams and Victor's Principles of Neurology. 8th. Ed. Chapter 28. New York: McGraw-Hill Medical Publishing Division; 2005.

17. Ivanovic DM, Leiva BP, Pérez HT, Olivares MG, Díaz NS, Urrutia MS, et al. Head size and intelligence, learning, nutritional status and brain development. Head, IQ, learning, nutrition and brain. Neuropsychologia. 2004;42(8):1118-31.

18. Amador García M, Martínez González Á. Trastornos del estado de nutrición. En: Colectivo de Autores. Pediatría. Cap 24: La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 2006. Pp. 223-63.

19. WHO. Technical Report Series 916. Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. "Fetal development and the maternal environment". Geneva; 2003.

20. Kajantie E. Fetal origins of stress-related adult disease. Ann N Y Acad Sci. 2006;1083:11-27.

21. Bourre JM. Effects of nutrients (in food) on the structure and function of the nervous system: update on dietary requirements for brain. Part 2: macronutrients. J Nutr Health Aging 2006;10 (5):386-99.

22. Golubchik P, Lewis M, Maayan R, Sever J, Strous R, Weizman A. Neurosteroids in child and adolescent psychopathology. Eur Neuropsychopharmacol. 2007;17(3):157-64.

23. Hüppi PS, Barnes PD. Magnetic resonance techniques in the evaluation of the newborn brain. Clin Perinatol. 1997;24 (3):693-723.

24. Bourre JM. Omega-3 fatty acids in psychiatry. Med Sci. 2005;21(2):216-21.

25. Bouwstra H, Dijck-Brouwer DA, Wildeman JA, Tjoonk HM, van der Heide JC, Boersma ER, et al. Long-chain polyunsaturated fatty acids have a positive effect on the quality of general movements of healthy term infants. Am J Clin Nutr. 2003;78(2):313-8.

26. Tam O, Innis SM. Dietary polyunsaturated fatty acids in gestation alter cortical phospholipids, fatty acids and phosphatidylserine synthesis. Dev Neurosci. 2006;28: 222-9.

27. Innis SM. Dietary (N-3) Fatty Acids and Brain Development. J Nutr 2007;137:8559.

28. Stevens L, Zhang W, Peck L, Kuczek T, Grevstad N, Mahon A, et al. EFA supplementation in children with inattention, hyperactivity, and other disruptive behaviors. Lipids. 2003;38:1007-21.

29. Lapillonne A. The role of essential fatty acids in development. Annu Rev Nutr. 2005;25:54971.

30. Russinyol Fonte G, Blanco Pereira ME, Almeida Campos S. Redescubriendo al ácido fólico. Rev Médica Electrónica [serie en Internet] 2006; 28(3). Disponible en: http://www.revmatanzas.sld.cu/revista%20medica/ano%202006/vol3%202006/tema09.htm

31. Eichholzer M, Tönz O, Zimmermannn R. Folic acid. A public-health challenge. Lancet 2006;367:1357-61.

32. Botto LD. Vitamin supplements and the risk for congenital anomalies. Am J Med Genet C Semin Med Genet? 2004;125(1):12-21.

33. Berry RJ. Prevention of neural tube defects with folic acid. New Engl J Med 2004;341(20):1485-90.

34. Beard J. Recent evidence from human and animal studies regarding iron status and infant development. J Nutr. 2007;137(2):524S-30S.

35. McCann JC, Ames BN. An overview of evidence for a causal relation between iron deficiency during development and deficits in cognitive or behavioral function. Am J Clin Nutr 2007;85:931 45.

36. Sachdev H, Gera T, Nestel P. Effect of iron supplementation on mental and motor development in children: systematic review of randomized controlled trials. Public Health Nutr. 2005;8(2):117-32.

37. Tanner EM, Finn-Stevenson M. Nutrition and brain development: social policy implications. Am J Orthopsychiatry. 2002;72(2):182-93.

38. Hambidge KM, Krebs NF. Zinc Deficiency: A special challenge. J Nutr 2007;137:110105.

39. Malcolm M, Gale E, Zile M. The Role of vitamin a in the development of the central nervous system. J. Nutr 1998;128:471S475S.

40. Pitche PT. Pellagra. Sante. 2005;15(3):205-8.

41. McCullough AL, Kirksey A, Wachs TD, McCabe GP, Bassily NS, Bishry Z, et al. Vitamin B6 status of Egyptian mothers: Relation to infant behavior and maternal-infant interactions. Am J Clin Nutr 1990; 1:1967-74.

42. Kirksey A, Wasynczuk AZ. Morphological, biochemical, and functional consequences of vitamin B6 deficits during central nervous system development. Ann NY Acad Sci 1993;678:62-80.

43. Ladipo OA. Nutrition in pregnancy: mineral and vitamin supplements. Am J Clin Nutr 2000;72(suppl):280S90S.

44. Ramakrishna T. Vitamins and brain development. Physiol Res 1999;48(3):175-87.

45. Bourre JM. Effects of nutrients (in food) on the structure and function of the nervous system: update on dietary requirements for brain. Part 1: micronutrients. J Nutr Health Aging. 2006;10(5):377-85.

46. Eyles D, Brown J, Mackay-Sim A, McGrath J, Feron F. Vitamin D3 and brain development. Neuroscience 2003; 118: 641-53.

47. McGrath J, Eyles D, Mowry B,Yolken R, Buka S. Low maternal vitamin D as a risk factor for schizophrenia. A pilot study using banked sera. Schizophr Res 2003;63:73-8.

48. Jayaram S, Soman A, Tarvade S, Londhe V. Cerebellar ataxia due to isolated vitamin E deficiency. Indian J Med Sci. 2005 Jan;59(1):20-3.

Recibido: 9 de febrero de 2009.
Aprobado: 16 de marzo de 2009.

Nicolás Garófalo Gómez. Servicio de Neuropediatría. Instituto de Neurología y Neurocirugía. Calle 29, núm. 739, esquina a D, El Vedado. La Habana, Cuba.
Correo electrónico: nicogaro@infomed.sld.cu

sábado, 7 de junio de 2014

La Depresión



Datos y cifras
  • La depresión es un trastorno mental frecuente que afecta a más de 350 millones de personas en el mundo. 
  • La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial de morbilidad. 
  • La depresión afecta más a la mujer que al hombre. 
  • En el peor de los casos, la depresión puede llevar al suicidio. 
  • Hay tratamientos eficaces para la depresión.

Generalidades

La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo, y se calcula que afecta a unos 350 millones de personas. La depresión es distinta de las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares. En el peor de los casos puede llevar al suicidio, que es la causa de aproximadamente 1 millón de muertes anuales.

Aunque hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo (y más del 90% en algunos países) no reciben esos tratamientos. Entre los obstáculos a una atención eficaz se encuentran la falta de recursos y de personal sanitario capacitados, además de la estigmatización de los trastornos mentales y la evaluación clínica inexacta. Las personas con depresión no siempre se diagnostican correctamente, ni siquiera en algunos países de ingresos elevados, mientras que otras que en realidad no la padecen son diagnosticadas erróneamente y tratadas con antidepresivos.

La carga mundial de depresión y de otros trastornos mentales está en aumento. En una resolución de la Asamblea Mundial de la Salud de mayo de 2012 se abogó por una respuesta integral y coordinada de los países al problema de los trastornos mentales.

Tipos y síntomas

Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves.

Una distinción fundamental es la establecida entre la depresión en personas con y sin antecedentes de episodios maníacos. Ambos tipos de depresión pueden ser crónicos y recidivantes, especialmente cuando no se tratan.

Depresión unipolar: Durante los episodios depresivos típicos hay estado de ánimo deprimido, pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar, y reducción de la energía que produce una disminución de la actividad, todo ello durante un mínimo de dos semanas. Muchas personas con depresión también padecen síntomas de ansiedad, alteraciones del sueño y del apetito, sentimientos de culpa y baja autoestima, dificultades de concentración e incluso síntomas sin explicación médica.

Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves. Las personas con episodios depresivos leves tendrán alguna dificultad para seguir con sus actividades laborales y sociales habituales, aunque probablemente no las suspendan completamente. En cambio, durante un episodio depresivo grave es muy improbable que el paciente pueda mantener sus actividades sociales, laborales o domésticas si no es con grandes limitaciones.

Trastorno bipolar: Este tipo de depresión consiste característicamente en episodios maníacos y depresivos separados por intervalos con un estado de ánimo normal. Los episodios maníacos cursan con estado de ánimo elevado o irritable, hiperactividad, logorrea, autoestima excesiva y disminución de la necesidad de dormir.

Factores contribuyentes y prevención

La depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. A su vez, la depresión puede generar más estrés y disfunción, y empeorar la situación vital de la persona afectada y, por consiguiente, la propia depresión.

Hay relaciones entre la depresión y la salud física; así, por ejemplo, las enfermedades cardiovasculares pueden producir depresión, y viceversa.

Está demostrado que los programas de prevención reducen la depresión. Entre las estrategias comunitarias eficaces para prevenirla se encuentran los programas escolares de prevención del maltrato infantil o los programas para mejorar las aptitudes cognitivas, sociales y de resolución de problemas de los niños y adolescentes.

Las intervenciones dirigidas a los padres de niños con problemas de conducta pueden reducir los síntomas depresivos de los padres y mejorar los resultados de sus hijos. Los programas de ejercicio para las personas mayores también son eficaces para prevenir la depresión.

Diagnóstico y tratamiento

Hay tratamientos eficaces para la depresión, trastorno que puede ser diagnosticado y tratado de forma fiable por profesionales sanitarios capacitados que trabajan en la atención primaria. Las opciones terapéuticas recomendadas para la depresión moderada a grave consisten en un apoyo psicosocial básico combinado con fármacos antidepresivos o psicoterapia, como la terapia cognitivo-conductual, la psicoterapia interpersonal o las técnicas para la resolución de problemas.

Los tratamientos psicosociales son eficaces y deberían ser los de primera elección en la depresión leve. Los tratamientos farmacológicos y psicológicos son eficaces en los casos de depresión moderada y grave.

Los antidepresivos pueden ser eficaces en la depresión moderada a grave, pero no son el tratamiento de elección en los casos leves, y no se deben utilizar para tratar la depresión en niños ni como tratamiento de primera línea en adolescentes, en los que hay que utilizarlos con cautela.

Respuesta de la OMS

La depresión es una de las afecciones prioritarias en el Programa de acción para superar la brecha en salud mental (mhGAP) de la OMS, cuyo objetivo consiste en ayudar a los países a ampliar los servicios para personas con trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias mediante la prestación de la asistencia por profesionales sanitarios que no son especialistas en salud mental.

El programa parte del principio de que con una atención adecuada, ayuda psicosocial y medicación, decenas de millones de personas con trastornos mentales, entre ellos la depresión, podrían tener una vida normal, incluso en entornos con escasos recursos.

Fuente: Organización Mundial de la Salud